ESTAMBUL, UNA CIUDAD ENTRE DOS MUNDOS

La bella Estambul, dividida por el estrecho de Bósforo que une el mar Negro con el mar de Mármara, está situada justamente en el punto de encuentro de dos continentes: el europeo y el asiático. Es por eso que una parte de esta ciudad está en Europa, mientras que la otra se encuentra en Asia. Esa particular dualidad geográfica y cultural se pone de manifiesto en todos los aspectos de su vida, por lo que a lo largo de su historia nunca ha cesado de debatirse entre esos dos mundos que conforman su rica y compleja identidad.

LA MEZQUITA NUEVA

Las barrios más importantes de la ciudad son el del Bazar, Sultanahmet, Beyoglu y el Serrallo. La inmensa mayoría de los monumentos, mezquitas, iglesias, museos, palacios, baños turcos y bazares de Estambul están localizados en estas áreas.

IMG_0002

La Mezquita Nueva que se encuentra frente al puente Gálata data del siglo XVII.

La Mezquita Nueva, cuya construcción finalizó bajo el mandato de la madre del sultán Mehmet IV en el siglo XVII, es una de las primeras imágenes que nos viene a la mente cuanto pensamos en el puerto de Eminonu, pues ella lo corona. Este ajetreado puerto ocupa un lugar prominente en el intenso ritmo de la ciudad. De sus muelles parten la mayoría de los transbordadores que parten desde Estambul hacia un sinfín de destinos, incluidos los que llevan a cabo el conocido recorrido por el estrecho de Bósforo. En él se origina también el puente Gálata que atraviesa la desembocadura del Cuerno de Oro que está considerado como el puerto natural más grande del mundo.

IMG_2200.JPG

El patio de abluciones de la Mezquita Nueva que domina el paseo marítimo de Eminonu.

LA TORRE GÁLATA

Beyoglu está situado en la colina del mismo nombre y se halla al otro lado del llamado Cuerno de Oro. Es uno de los barrios más populares de Estambul y ha sido tradicionalmente el hogar de los extranjeros. Está dominado por la torre Gálata, una torre circular de sesenta y dos metros de alto, con tejado cónico, que fue construida por los genoveses como parte del conjunto de sus fortificaciones en el año 1348. Durante muchos años la misma fue empleada para detectar desde lo alto los incendios en la ciudad.

IMG_0019

La torre Gálata situada en el barrio de Beyoglu construida en 1348.

Posteriormente la torre Gálata fue destinada al turismo lo cual ha sido una bendición para los visitantes y amantes de la fotografía. Desde ella se pueden obtener las vistas panorámicas más impresionantes de la ciudad.

IMG_0025

Vistas de la ciudad de Estambul desde lo alto de la torre Gálata.

IMG_0044

La entrada al Cuerno de Oro vista desde la torre Gálata.

EL GRAN BAZAR

El Gran Bazar fue fundado en 1453 por Mehmet II y es uno de los lugares más típicos de la ciudad. Siempre abarrotado y bastante ruidoso, es a toda hora el centro de la más frenética actividad comercial. Este laberinto de callejuelas cubiertas por bóvedas cuidadosamente pintadas y repleto mercancías provenientes de todas partes del mundo, refleja como ninguna otra cosa la simbiosis entre lo asiático y lo europeo que es tan característica de Estambul. Es posible acceder a él por varias puertas, pero las dos más utilizadas son la de Beyazit y la de Nuruosmaniye.

IMG_0343.JPG

La puerta de Beyazit es una de las principales entradas del Gran Bazar.

IMG_0341.JPG

El Gran Bazar de Estambul se caracteriza por su febril actividad.

IMG_0335.JPG

Una de las típicas tiendas de lámparas en el interior del Gran Bazar.

EL BAZAR EGIPCIO

No menos importante es el Bazar Egipcio, o de las Especias, mucho más manejable que el Gran Bazar por el hecho de ser más pequeño. Se construyó en el año 1660 y tradicionalmente se le ha asociado con la venta de especias, aunque su oferta es en realidad mucho más variada. Se encuentra prácticamente al frente de la Mezquina Nueva y fue edificado como parte del mismo conjunto. Las callejuelas que lo rodean están impregnadas del espíritu de la vieja ciudad. En ellas siempre hay tiempo para sentarse a tomar un té o comer algo mientras se escuchan las bocinas de los barcos que parten del puerto de Eminonu.

IMG_2204

La entrada principal de Misir Carsisi, el Bazar Egipcio o Bazar de las Especias.

IMG_2213.JPG

Los puestos del Bazar Egipcio ofrecen especias, hierbas, mieles y muchos otros productos.

LA BASÍLICA DE SANTA SOFÍA

En Sultanahmet, separados únicamente por la enorme plaza que da nombre a este barrio de Estambul, se encuentran colocados frente a frente dos de los monumentos más destacados de esta ciudad: la basílica de Santa Sofía y la Mezquita Azul. Muy cerca de ellos se hallan también los restos de lo que fuera durante mil años el Hipódromo de Bizancio y la famosa basílica de la Cisterna.

IMG_0382

La basílica de Santa Sofía es uno de los más grande logros arquitectónicos del mundo.

La basílica de Santa Sofía, o de la Santa Sabiduría, tiene más de mil cuatrocientos años y fue la más importante de todo Bizancio. Diseñada como un espejo terrenal del Paraíso, su interior intenta transmitir a los hombres el encanto celestial. Está considerada como uno de los logros más grandes de la arquitectura mundial. Fue construida sobre dos iglesias más antiguas en el año 537 durante el reinado del emperador Justiniano. Los otomanos la convirtieron en una mezquita en el siglo XV, agregándole sus alminares y fuentes. El exterior tuvo que ser reforzado para que pudiese soportar el peso de la estructura, por lo que no es posible ver con claridad su forma original. Los terremotos le han causado también daños en varias ocasiones. Su enorme cúpula tiene 56 metros de altura.

IMG_0443

Los prominentes medallones caligráficos del interior de Santa Sofía.

IMG_0486

Vista parcial de la imponente nave interior de la basílica.

IMG_0502.JPG

Parte superior de la Puerta Imperial de Santa Sofía de Estambul.

El interior de Santa Sofía alberga varios mosaicos figurativos verdaderamente espléndidos. Entre ellos sobresalen el mosaico de la Deesis, otro donde aparece la Virgen con el emperador Juan II Comneno y la emperatriz Irene y uno mostrando a Cristo flanqueado por el emperador Constantino IX y la emperatriz Zoe. En el ábside de la basílica se puede apreciar también un mosaico de la Virgen con el Niño en muy buen estado de conservación.

IMG_0457.JPG

Algunos de los más preciados tesoros de Santa Sofía están sobre sus paredes interiores.

IMG_0453

El hermoso mosaico de la Deesis que se encuentra en la galería sur.

IMG_0465.JPG

Mosaico de la Virgen con el emperador Juan II Comneno y la emperatriz Irene.

IMG_0467.JPG

Mosaico de Cristo con el emperador Constantino IX y la emperatriz Zoe.

IMG_0482

Este mosaico de la Virgen con el Niño domina el ábside de la basílica.

IMG_0475

Vista desde la basílica de Santa Sofía hacia la Mezquita Azul que aparece en el fondo.

LA MEZQUITA AZUL

La Mezquita Azul es tal vez uno de los edificios religiosos más renombrados del mundo. Fue construida por el arquitecto Mehmet Aga por encargo del sultán Ahmet I entre los años 1609 y 1616. Debe su nombre al color de los azulejos de Iznik que tan espléndidamente decoran su interior. Cuando fue terminada, la elegancia de la mezquita con sus seis alminares, fue considerada por muchos como un sacrilegio por intentar competir con la arquitectura de la Meca.

IMG_0688

La Mezquita Azul debe su nombre a los azulejos de Iznik que decoran su interior.

IMG_0703.JPG

El patio de la Mezquita Azul con la fuente de las abluciones al centro.

LA MEZQUITA DE SÜLEYMANIYE

La mezquita más venerada de Estambul es la de Süleymaniye, o de Solimán el Magnífico. La misma fue construida entre los años 1550 y 1557 sobre las bases del antiguo palacio de Eski Saray mirando con orgullo al Cuerno de Oro. Koca Mimar Sinán, el arquitecto imperial que la construyó, fue traído a Estambul como prisionero desde la región de Anatolia a causa de la costumbre de apresar jóvenes cristianos una vez al año para educarlos en el palacio. Acabó convirtiéndose en una celebridad. Cuando murió dejó el enorme legado creativo de más de doscientos edificios y ciento treinta mezquitas en Turquía.

IMG_0714.JPG

El hermoso patio de la Mezquita de Suleymaniye, la más importante de Estambul.

IMG_0734

El bellísimo interior de la Mezquita de Suleymaniye.

LA FUENTE DE AHMET III

Estambul es también una ciudad repleta de hermosas fuentes, pero la más bella de todas es la de Ahmet III. Ésta tuvo la suerte de sobrevivir la deposición violenta del sultán, pues la inmensa mayoría de los monumentos construidos durante su reinado, que fue conocido por todos como el período del Tulipán, fueron destruidos de inmediato.

IMG_0402.JPG

Una de las cuatro fachadas de la fuente de Ahmet III, la más bella de Estambul.

EL PALACIO TOPKAPI

El Palacio Topkapi fue construido por mandato de Mehmet II poco después de la conquista de Constantinopla con el objetivo de ser utilizado como su residencia principal. La edificación se llevó a cabo entre 1459 y 1465, y fue concebido como un conjunto de pabellones unidos por varios patios. Sirvió como cede del Gobierno hasta el siglo XVI. Abdul Mecid I, el último de sus residentes imperiales, estuvo viviendo en Topkapi hasta 1853. Sin embargo, el palacio no fue convertido en el interesante museo que es en la actualidad hasta el año 1924.

IMG_0511.JPG

La entrada principal del Palacio Topkapi.

IMG_0514

Una de las dependencias que conforman el laberinto del harén.

IMG_0551

Vista parcial exterior de otro de los edificios del complejo.

El laberinto de dependencias que conformaban el harén donde vivían las esposas y concubinas del sultán es una de las grandes joyas de Topkapi. La belleza de sus estancias interiores y el misterio de las intrigas que las mismas encerraron en el pasado han impregnado su ambiente hasta nuestros días.

IMG_0561

La biblioteca de Ahmet III en el palacio Topkapi fue erigida en 1719.

IMG_0582

Vista del pabellón de la Circuncisión.

IMG_0581

El pabellón de Bagdad y el balcón de Iftariye que ofrece unas vistas espléndidas de Estambul.

Los sultanes otomanos durante sus más de cuatrocientos años de reinado lograron acumular una incalculable colección de tesoros, pero en 1923 con la fundación de la República de Turquía los mismos pasaron a manos del Estado. La mayoría de los objetos expuestos actualmente en el palacio corresponden a la época más gloriosa de conquistas del Imperio Otomano que tuvo lugar durante el reinado de Selim el Severo. Entre las colecciones de mayor interés están las de cerámica y plata, armas y armaduras, vestiduras imperiales, miniaturas y manuscritos, la de relojes y la famosa colección del Tesoro. Además, es de gran importancia el pabellón del Manto Sagrado donde se guardan algunas de las reliquias más veneradas del islam.

IMG_0555

Una vista panorámica desde uno de los balcones del Palacio Topkapi.

EL MUSEO ARQUEOLÓGICO

El Museo Arqueológico cuenta también con una colección excelente de objetos clásicos y del mundo preclásico. En el mismo se encuentra el bellísimo sarcófago de Alejandro que fue descubierto por el arqueólogo Osman Hamdi Bey en la necrópolis real de Sidón en el Líbano. Esta magnífica tumba de mármol se piensa que fue construida a fines del siglo IV a.C. para el rey Abdalonimos. Se le conoce con ese nombre porque muestra la escena de la victoria de Alejandro Magno sobre los persas. En el museo se encuentran otras muchas obras de valor como la copia romana de la cabeza de Alejandro Magno de Lisipo y el elaborado mosaico de Orfeo también del período romano.

IMG_0632

Copia romana de la cabeza de Alejandro Magno de Lisipo en el Museo Arqueológico de Estambul.

IMG_0617

La tumba de mármol llamada Sarcófago de Alejandro Magno que se encuentra en el museo.

IMG_0633

Este mosaico de Orfeo data del período romano.

EL PALACIO DOLMABAHCE

El Palacio Dolmabahce fue edificado en 1856 por los arquitectos Karabet Balyan y su hijo Nikogos. El sultán Abdul Mecit lo financió con préstamos obtenidos de bancos extranjeros, ya que su construcción se llevó a cabo durante la época de decadencia del Imperio Otomano. Su enorme opulencia es evidente tanto en su exterior como en cada una de sus estancias interiores. La majestuosidad de la Puerta Imperial que era utilizada únicamente por el sultán, la elegancia de la Sala Roja donde éste recibía a los embajadores, la famosa Escalera de Cristal elaborada con cristal de Baccarat y bronce, el Salón Azul que era la sala principal del harén o el hermoso jardín Imperial son sólo algunas de las maravillas que dan testimonio del buen gusto con el que cada detalle del palacio fue concebido. Actualmente, es un museo abierto al público sólo con visitas guiadas.

IMG_0328

El jardín Imperial del Palacio Dolmabahce.

IMG_0314.JPG

La puerta Imperial y la entrada al edificio principal del Palacio Dolmabahce.

IMG_0308

El Palacio Dolmabahce está situado frente al Bósforo.

EL ESTRECHO DE BÓSFORO

Una de las cosas más agradables que uno puede hacer en Estambul es realizar un recorrido en transbordador por el Bósforo. Saliendo desde el puerto de Eminonu y antes de adentrarnos en el estrecho, es posible contemplar desde el barco todos los monumentos más relevantes de la ciudad. Poco después, uno comienza a disfrutar de los bonitos muelles que van apareciendo a ambos lados del camino, de los pintorescos pueblos de pescadores como Yenikoy, Beykoz o Anadolu Kavagi y de fortificaciones tan extraordinarias como la Fortaleza de Asia y la Fortaleza de Europa. El paseo por el Bósforo es, sin duda alguna, una de esas experiencias que resultan absolutamente inolvidables.

IMG_0082

Para comenzar el recorrido por el Bósforo se parte generalmente del agitado puerto de Eminonu.

IMG_0089

Una vista de Beyoglu dominada por la torre Gálata.

IMG_0109

Vista del Palacio Dolmabahce desde las aguas del Bósforo.

IMG_0153

La Fortaleza de Europa se encuentra en el punto más estrecho del Bósforo.

IMG_0158.JPG

Vista parcial de la fortaleza de Europa construida para la toma de Constantinopla.

IMG_0183

Los pueblos a ambos lados del Bósforo son verdaderamente pintorescos.

IMG_0188

Durante el paseo por el Bósforo es posible hacer escala en varios muelles como éste.

IMG_0244

Anadolu Kavagi es el pueblo donde se efectúa la última parada del recorrido.

IMG_0250.JPG

Vista del final del estrecho de Bósforo y el comienzo del mar Negro desde las ruinas de un fuerte bizantino.

Estambul es una ciudad rebosante de cultura y resulta realmente inagotable. En realidad, no creo que sea posible hacerle justicia en un espacio tan breve como éste; pero, aún así, espero que ustedes hayan disfrutado de nuestra visita.

Aquí decimos adiós a Turquía y debemos hacerlo al más puro estilo turco. No se me ocurre una idea mejor que invitarlos a tomar un té de manzana en uno de los atractivos cafés que abundan por todas partes en Estambul. ¿Qué les parece éste a modo de despedida?

IMG_0771

Uno de encantadores cafés de la ciudad de Estambul.

Nuestra próxima cita tendrá lugar muy lejos de aquí; nos encontraremos exactamente en el extremo opuesto del continente europeo. Los esperaré sentado tal vez en otro bonito café, pero en esa ocasión estaremos visitando la vieja y hermosa Lisboa, capital de Portugal y del fado.

Muchas gracias por acompañarme en este viaje.

Hasta la vista, amigos.

LA COSTA TURCA DEL EGEO

La región del Egeo en Turquía cuenta con un rico pasado que abarca más de cinco milenios de Historia. Muchos pueblos, pero especialmente los griegos y los romanos, dejaron en ella su huella inconfundible a través de los siglos. No podemos olvidar que la mayor parte del territorio turco perteneció al Imperio Romano de Oriente y era la zona conocida como Asia Menor. Todas esas influencias heredadas continúan presentes aún en la actualidad y deslumbran por igual a visitantes y turcos. Quizá por esa razón casi un tercio de la población del país se concentra en la llamada Costa del Egeo.

IMG_1757

Vista parcial del puerto de Kusadasi en Turquía al final de la tarde.

Los complejos turísticos del Mediterráneo turco, como Bodrum, Marmaris y Kusadasi, cuentan con magníficas instalaciones, una animada vida nocturna y excelente comunicación por mar con algunas de las islas griegas. El animado puerto de Kusadasi, en particular, está a solamente hora en barco de Vathy, la capital de Samos, y eso lo convierte en el punto de entrada preferido por muchos visitantes provenientes de Grecia que desean conocer las cercanas las ruinas de Éfeso.

IMG_2021

El fuerte genovés del siglo XIV que preside el puerto de Kusadasi.

ÉFESO

La ciudad en ruinas de Éfeso es uno de los conjuntos arqueológicos más relevantes del mundo occidental. Fundada por Lisímaco, el sucesor de Alejandro Magno, en el siglo IV a.C, se convirtió bajo el dominio romano en el puerto más importante del mar Egeo. Sin embargo, su posterior decadencia se produjo precisamente como resultado de la gradual sedimentación del mismo puerto que la había lanzado a la gloria.

En ese mismo emplazamiento había existido con anterioridad una ciudad griega que llegó a ser muy famosa como centro del culto a la diosa Cibeles alrededor del año 1000 a.C. y de la cual no queda nada.

IMG_1777

La avenida de la Bahía que conduce a las ruinas del teatro de Éfeso.

IMG_1761

Vista del teatro de Éfeso erigido en la ladera del monte Pión.

IMG_1782

El teatro impresiona por sus dimensiones y buen estado de conservación.

De todos los restos arqueológicos de la ciudad de Éfeso es indudable que el más espectacular es la Biblioteca de Celso. La misma fue construida por el cónsul Gayo Julio Aquila para su padre entre los años 114 y 117 a.C. El estado de conservación de su fachada casi nos permite sentir que estamos viajando en el tiempo. A pesar de los muchísimos daños causados en ella por los pueblos godos y por el terremoto que estremeció la ciudad en el año 1000, todavía al verla es posible imaginar lo que fue su grandeza.

IMG_1855.JPG

La biblioteca de Celso es la joya más preciada de las ruinas de Éfeso.

IMG_1848

La biblioteca fue construida por Gayo Julio Aquila entre 114 y 117 a.C.

IMG_1799

Las estatuas de los nichos representan a las diosas Areté, Ennoia, Episteme y Sofía.

Además de la célebre biblioteca, destacan el enorme teatro, edificado durante el período helénico y renovado más tarde por los romanos; la avenida de los Curetes, con sus mármoles y elegantes columnas; el templo de Adriano, erigido en 123 d.C. para conmemorar la visita del emperador y cuyos relieves aún pueden ser apreciados por los visitantes; pero, en especial, son destacables los bellos murales y mosaicos restaurados de las casas privadas de las familias adineradas de Éfeso, hoy convertidas en un interesante museo.

IMG_1904.JPG

El templo de Adriano en Éfeso data del año 123 d.C.

IMG_1910

Algunos de los bien conservados relieves de la fachada del templo de Adriano.

IMG_1886

Los murales y mosaicos restaurados de las casas privadas de la ciudad.

IMG_1889

Vista interior de una de las casas pertenecientes a los ricos de Éfeso.

IMG_1926.JPG

La avenida de los Curetes era la más hermosa e importante de Éfeso.

IMG_1941

El Odeón fue edificado hacia el año 150 d.C. frente a la avenida de las Columnas.

Éfeso jugó también un rol muy significativo en el desarrollo del cristianismo. Se cree que el apóstol San Juan llevó allí a la Virgen María en el año 37 d.C, tras de la muerte de Jesús, y que ella vivió sus últimos días en una pequeña casa situada muy cerca de esa ciudad. El lugar es en la actualidad un santuario conocido como Meryemana Kultür Parki y queda solamente a ocho kilómetros de Éfeso. Es un sitio de peregrinación tanto para cristianos como para musulmanes, en especial el día 15 de agosto de cada año.

IMG_1948

La entrada de la casa de la Virgen María en Meryemana, cerca de Éfeso.

IMG_1955

La modesta casa donde se supone que María pasó sus últimos días.

SELCUK

Selcuk se encuentra en el camino hacia Éfeso. La ciudad está coronada por una ciudadela bizantina que data del siglo VI situada sobre una colina llamada Ayasoluk. La misma tiene quince torres en excelente estado de conservación y para tener acceso a ella es necesario entrar por una puerta bizantina también que se encuentra a los pies de dicha colina.

IMG_1995.JPG

La puerta bizantina de Selcuk que está a los pies de la colina de Ayasoluk.

Justamente después de cruzar esa puerta el visitante se halla ante los restos de la antigua basílica de San Juan. La misma fue construida por el emperador Justiniano en el siglo VI sobre otro santuario anterior en el cual se dice estaba la tumba del apóstol, quien pasó sus últimos años en la ciudad de Éfeso. La visita a las ruinas de la basílica resulta realmente interesante y las vistas de Selcuk desde la colina de Ayasoluk son hermosas.

IMG_1993

Las ruinas de la basílica de San Juan en la ciudad turca de Selcuk.

IMG_1972.JPG

En este lugar se supone que se hallaba la tumba del apóstol San Juan.

IMG_1985

La ciudadela bizantina de Selcuk data del siglo VI y tiene quince torres.

IMG_1982.JPG

Vista parcial de la estructura perteneciente a la basílica de la colina de Ayasoluk.

En Selcuk, aunque sólo sea por el placer de saber que un día estuvo en ese lugar, es posible visitar también los restos del Artemisión, el antiguo templo de Artemisa que fue una de las Siete Maravillas del Mundo en la Antigüedad. Lamentablemente, lo único que queda del mismo es una columna situada en medio de un prado bastante descuidado. De cualquier modo, vale la pena llegar hasta allí para dar rienda suelta a la imaginación.

IMG_1998

Lo que queda del templo de Artemisa que fue una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

IMG_1997

Ruinas de unos baños turcos en Selcuk.

IZMIR

Izmir, o Esmirna, es la ciudad más occidentalizada de toda Turquía. Tiene un profundo carácter comercial y goza de un ambiente multicultural. El perenne movimiento urbano existente en sus bulevares y arbolados paseos peatonales compite con el encanto de su largo paseo marítimo, repleto de cafés, buenos restaurantes y vida nocturna.

IMG_2022.JPG

La torre del reloj del barrio de Konak es el símbolo de la ciudad de Izmir.

La torre del reloj de Konak fue construida durante la época otomana para que los turcos se habituaran al estilo de vida europeo basado en los horarios. Es muy elegante y constituye el símbolo de la ciudad. Comparte la misma plaza con la sencilla mezquita de Konak Camii, ornamentada con azulejos de Kütahya.

IMG_2044.JPG

En esta plaza, además de la torre del reloj, se halla también la mezquita de Konak Camii.

El Asansör es un ascensor en uso del siglo XIX que está al final de la calle Darío Moreno en el antiguo barrio judío de la ciudad. La vía debe su nombre a un famoso cantante de los años sesenta que adoraba Izmir. Si uno sube en él, al llegar arriba se siente premiado por las espectaculares vistas que ofrece el restaurante que se halla en lo alto.

IMG_2070

El Asansör de Izmir es del siglo XIX y está en el distrito de Karatas.

IMG_2057

Una vista de Izmir desde el restaurante al que conduce el antiguo ascensor.

PAMUKKALE

Este lugar tan hermoso resulta absolutamente insólito en medio del paisaje natural donde se encuentra situado. Está muy cerca de la ciudad de Denizli y es uno de los lugares más visitados de Turquía.

IMG_2078.JPG

Pamukkale es al mismo tiempo una zona natural y una atracción turística.

Las impresionantes terrazas blancas de travertino de Pamukkale han fascinado al hombre desde tiempos inmemoriales. Las mismas se originaron cuando el dióxido de carbono desprendido de los manantiales de agua caliente de la montaña fue formando depósitos de piedra caliza mientras descendía por las laderas de la misma.

IMG_2146.JPG - Version 2

Sus espectaculares terrazas de travertino están entre los sitios más visitados de Turquía.

IMG_2125.JPG

Las terrazas, que permanecieron cerradas al público durante muchos años, ya han sido reabiertas.

IMG_2118

Los visitantes intentan aprovechar al máximo su visita.

Los sedimentos blancos de carbonato de calcio que han creado, uno a uno, los escalones en forma de piscinas naturales que hay sobre la meseta dieron nombre a este sitio. Pamukkale quiere decir en turco “castillo de algodón”, y es eso exactamente lo que parece esta montaña tan peculiar, un enorme castillo de algodón salido de algún cuento. Los poderes curativos de sus aguas le procuraron asimismo la fama por la cual ha sido un lugar tan apreciado desde la Antigüedad.

IMG_2154

Las gruesas capas de piedra caliza y travertino bajan como cascadas por la ladera de la montaña.

IMG_2153.JPG

Junto a las ruinas de Hierápolis, Pamukkale fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988.

IMG_2152.JPG

Pamukkale quiere decir en turco “castillo de algodón”.

IMG_2156

Sus depósitos de carbonato de calcio son los que dan al lugar ese color blanco deslumbrante.

HIERÁPOLIS

Fueron precisamente las aguas termales de Pamukkale las que convirtieron a Hierápolis en un famoso balneario en la época helenística. Sus aguas ricas en minerales y el placer de poder descansar ante sus blancas terrazas atrajeron a visitantes desde todos los confines conocidos. Fue fundada con Pamukkale a sus pies por Éumenes II, rey de Pérgamo, y cedida más tarde a Roma en 133 a.C. Destruida por un terremoto posteriormente, fue reconstruida de nuevo y alcanzó su máximo esplendor hacia el año 200 d.C. Luego, en el siglo VI, quedó parcialmente sumergida por el agua y los depósitos de travertino, y entró en declive.

IMG_2162

Las ruinas de la antigua ciudad de Hierápolis están localizadas en lo alto de Pamukkale.

De las ruinas de la antigua Hierápolis destacan el hermoso teatro construido en la época de mayor gloria del balneario y el Arco de Dominiano.

IMG_2166

El impresionante teatro de Hierápolis fue construido en el año 200 a.C.

Con la imagen de esta maravilla del arte universal terminamos nuestro recorrido por la Costa del Egeo. Espero que hayan disfrutado de este segmento del viaje por Turquía.

Cuando nos encontremos de nuevo estaremos envueltos por el misterio de uno de los más grandes escenarios de la Historia: la antigua ciudad de Constantinopla. Prometo que la visita a Estambul no los dejará indiferentes.

Hasta muy pronto, amigos.

 

NÁFPLIO, EPIDAURO Y LAS ISLAS ARGO-SARÓNICAS

El Peloponeso, esa enorme península unida al continente europeo por el istmo de Corinto, es la semilla de la cual brotó el Estado griego moderno. Por eso fue precisamente en Náfplio, la más encantadora de sus ciudades, donde se estableció entre 1829 y 1834 la primera capital de la Grecia libre.

NÁFPLIO

Con sus impresionantes castillos, sus pavimentos de mármol y su homogénea arquitectura neoclásica, la elegancia sin par de esta pequeña ciudad deja maravillado a todo el que la visita. Surgió en el siglo XIII y fue objeto de toda clase de asedios durante las incesantes luchas entre Venecia y Turquía por el control de los puertos de la región. Ocupa el lado norte de una península del golfo de Argos y está protegida por la isla fortificada de Bourtsi y por las fortalezas de Acronauplia y Palamedes.

IMG_0853

Bourtsi, la isla fortificada que es un símbolo de Náfplio.

Bourtsi, ubicada al norte del muelle de Náfplio, protegió durante años la única entrada navegable de la bahía, que podía ser cerrada con una cadena extendida que iba desde esta isla fortificada hasta la misma ciudad.

IMG_0869

El relieve del león de San Marcos en la entrada de Acronauplia.

Acronauplia era el lugar donde se encontraba la ciudad bizantina y cuenta con las ruinas de cuatro castillos. El barrio medieval que se encuentra en la parte oeste de la ciudad es el resultado de la segunda ocupación veneciana. Lo más significativo que perdura es el relieve del siglo XV del león de San Marcos en la entrada y el llamado castillo de los Griegos que en la actualidad alberga la torre del reloj.

IMG_0937

Vista de Acronauplia, emplazamiento de la ciudad bizantina y medieval de Náfplio.

Palamedes es una gran ciudadela veneciana construida entre 1711 y 1714 para defender a la ciudad del ataque de los turcos, pero cayó en manos otomanas tras un breve asedio en el año 1715, apenas un año después de haber sido terminada. Es el complejo de este tipo más grande de toda Grecia. Desde sus ruinas se puede disfrutar de vistas incomparables de la ciudad y de sus alrededores.

IMG_0953

Panorámica de Náfplio desde la escalera de novecientos noventa y nueve escalones que sube a Palamedes.

IMG_0976

Una de las áreas interiores de la ciudadela de Palamedes en Náfplio.

IMG_0989

Otra vista interior de la enorme ciudadela veneciana de Palamedes.

En Náfplio destacan la catedral de Agios Geórgios, que fue originalmente una mezquita construida durante la primera ocupación otomana, así como algunas fuentes que datan de la segunda ocupación. También es importante visitar el Museo Arqueológico por su exhibición de objetos premicénicos procedentes de varios yacimientos locales y, muy especialmente, por las peculiares figuras votivas femeninas de Micenas que datan de 2300 a.C. Asimismo, resulta de interés el Museo de Arte Popular que está dedicado al arte textil.

IMG_1027

Una encantadora callejuela de Náfplio a la caída de la tarde.

Cerca de la ciudad, a tan sólo cuatro kilómetros, se halla el manantial de Cánatos, el antiguo Amymone, en el que, según cuenta la leyenda, se bañaba Hera todos los años para renovar su virginidad.

IMG_0929

Hermoso atardecer en el muelle de Náfplio.

EPIDAURO

El santuario de Epidauro, que fue un famoso centro religioso y terapéutico en la antigüedad dedicado al dios sanador Asclepio, es más conocido por su grandioso teatro diseñado por Policleto el Joven a finales del siglo IV a.C. Famoso en todo el mundo por su acústica casi perfecta, el mismo atrae no sólo a cientos de turistas interesados en someter a prueba sus cualidades vocales, sino también a grupos de teatro profesionales que ponen en escena sus obras durante el festival estival de teatro clásico que se celebra en él anualmente.

IMG_0899

El teatro de Epidauro en el Peloponeso.

El teatro de Epidauro tiene la única orquesta circular de la antigüedad que aún se conserva. Rodeando a ésta y orientada hacia el norte se encuentra la cavea, de ciento catorce metros de ancho, que está dividida en bloques de treinta y seis escaleras. Las treinta y cuatro primeras filas datan del siglo IV a.C. y son originales, mientras que las veintiuna de más arriba fueron adicionadas posteriormente por los romanos.

IMG_0884

Epidauro cuenta con la única orquesta circular que se conserva de la antigüedad.

IMG_0881

La acústica del famoso teatro de Epidauro es casi perfecta.

En las extensas ruinas del santuario de Asclepio todavía pueden apreciarse restos de algunos de sus antiguos monumentos, suspendidos en medio de la abrumadora belleza del paisaje griego.

IMG_0907

Vista de una sección de las ruinas del santuario de Asclepio.

LAS ISLAS ARGO-SARÓNICAS

Este grupo de islas se encuentra situado muy próximo a Atenas. Por tal razón, no sólo se hallan siempre repletas de atenienses en busca de sus exuberantes paisajes llenos de pinares, campos de pistachos y bahías de aguas cristalinas, sino que cada una de ellas forma parte de la propia historia de esa ciudad.

HIDRA

IMG_1122

El pintoresco puerto de Hidra.

IMG_1121

Las mulas son el único medio de transporte permitido en la isla de Hidra.

IMG_1176

Vista del puerto de Hidra desde lo más alto del pueblo.

IMG_1158

Una vista parcial del puerto de Hidra desde el mar.

Egina, Hidra, Poros, Salamina y Spétses son todas muy especiales, pero el enorme desarrollo social y cultural de las Argo-Sarónicas, que tuvo lugar principalmente debido a las riquezas obtenidas a través del comercio marítimo, es más fácil de apreciar en la belleza arquitectónica de Hidra o en las casas señoriales y los edificios públicos de Egina, en la que destaca el templo dórico de Afaya. En el caso de Poros, al estar separada del Peloponeso solamente por un estrecho canal, apenas uno tiene la impresión de estar fuera de dicha península a pesar de su gran encanto. En cualquier caso, con independencia de sus individualidades, todas las islas de este grupo poseen algo en común: su distintivo aire cosmopolita que nos recuerda su enorme proximidad con Atenas.

EGINA

IMG_1737

El puerto de Egina en el golfo Sarónico.

IMG_1757

El apacible puerto de Egina bajo la luz del atardecer.

IMG_1830

El impresionante monasterio de Agios Nektarios en la isla de Egina es un importante centro de peregrinación.

IMG_1802

El bien conservado templo dórico de Afaya en la isla de Egina formaba parte en la Antigüedad del triángulo sagrado formado por éste, el tempo de Poseidón en Sunio y el Partenón de la Acrópolis de Atenas.

Desde este hermoso lugar tan cercano y unido simbólicamente a la ciudad que nos sirvió como punto de partida en nuestro recorrido por Hellas, nos despedimos de este cálido y maravilloso país.

Les agradezco su fiel compañía hasta este punto y aprovecho para recordarles que el viaje no termina aquí. De hecho sólo acaba de comenzar. Nuestro próximo encuentro será en Turquía, en la región conocida como la Costa del Egeo.

Hasta entonces, amigos.

CINCO PERLAS DEL EGEO: SYMI, PATMOS, SAMOS, SKIÁTHOS Y SKÓPELOS

Esparcidas frente a la costa de Turquía, las islas del Dodecaneso y del Noroeste Egeo son las más meridionales de Grecia. Ambos grupos poseen una diversidad natural sin par que alterna los verdes valles con las montañas rocosas, las cuevas con los fiordos y hermosas playas con pintorescos puertos deportivos. Pero no solamente la naturaleza pone de manifiesto esa enorme variedad, sino también sus innumerables monumentos históricos. Desde la ciudad amurallada de los Caballeros de Rodas hasta el impresionante monasterio de San Juan en Patmos o la enorme escultura del filósofo Pitágoras que preside el puerto de Pythagóreio en Samos, todo nos recuerda la riqueza cultural e histórica de esta sorprendente región del Mediterráneo.

IMG_1256

El bellísimo puerto de Symi con sus casas neoclásicas.

SYMI

A poca distancia de Rodas y muy cerca de la costa de Asia Menor se encuentra localizada Symi, una pequeña isla que cuenta con una de las zonas portuarias más bellas de Grecia: Gialós. La misma está rodeada de casas neoclásicas e iglesias que han sido construidas en la ladera de una colina dando al conjunto la apariencia de un anfiteatro lleno de luz y color.

IMG_1255

La llegada a la isla de Symi es una experiencia inolvidable.

La torre del reloj que se alza al lado este del muelle data de 1884. Es junto a él que atracan los cruceros y transbordadores.

IMG_1254

La vieja torre del reloj es un símbolo del puerto de Symi.

Gialós está unida por una carretera y trescientos setenta y cinco peldaños de mármol a Chorió, la ciudad alta. Ésta última es un laberinto callejuelas y casas típicas. Symi cuenta con algunos pequeños museos y varias iglesias de interés. La iglesia de Megáli Panagía encierra un importante icono del Juicio Final de finales del siglo XVI pintado por Geórgios Klontzás. Pero el monumento más visitado de la isla es Moní Taxíarchi Michaïl Panormití, a tres kilómetros de Symi capital, un famoso lugar de peregrinaje de los marinos griegos.

IMG_1257

Gialós es una de las zonas portuarias más bonitas de Grecia.

IMG_1252.JPG

Las casas multicolores del puerto de Symi construidas en las laderas de las colinas.

PATMOS

La isla de Patmos, considerada por muchos como la Jerusalén del Egeo, cobró su importancia religiosa desde la llegada del apóstol San Juan en el año 95 d.C. y con la posterior fundación en Chora del monasterio que lleva su nombre, uno de los más ricos e influyentes de Grecia. Con sus torres y contrafuertes parece un castillo de leyenda.

La belleza natural de la isla compite con el misterio de su atmósfera apacible. Desde que uno arriba al puerto de Skála, lugar al que llegan los cruceros y transbordadores, pero también el sitio donde vive la inmensa mayoría de sus habitantes, se respira enseguida un aire de distinción y elegancia. Llena de tiendas, cafés y restaurantes, ésta es la zona más animada de toda la isla.

IMG_1374

Vista del puerto de Skála desde lo alto de Chora.

Desde Skála se puede subir por carretera o por un viejo camino empedrado hasta Chora para dar un paseo por sus tranquilas callejuelas, visitar algunos de sus muchos monasterios, capillas cristiano-ortodoxas y, por supuesto, el famoso monasterio de San Juan que corona el conjunto. Las vistas desde allí son impresionantes y resultan realmente inolvidables.

IMG_1392

La puerta de entrada del monasterio de San Juan en la isla de Patmos.

IMG_1395.JPG

Uno de los patios interiores del monasterio de San Juan en Patmos.

IMG_1412

Otra perspectiva de uno de los patios interiores del monasterio de San Juan.

A mitad de camino en la bajada desde Chora hacia Skála se encuentra la iglesia de Agia Anna que data de 1090. En su interior se encuentra la cueva del Apocalipsis, en la cual se dice que San Juan tuvo las visiones que lo llevaron a dictarle a Prócoro, su discípulo, el libro de la Revelación. En ella se puede ver la piedra sobre la cual se supone que el libro fue escrito, e incluso la marca en la roca donde se cree que San Juan reposaba su cabeza mientras dictaba. Además, hay unos iconos del santo que datan de 1596 y una hendidura en la roca, aún visible en la actualidad, a través de la cual se cuenta que San Juan oyó la voz de Dios.

IMG_1442.JPG

La fachada de la iglesia de Agia Anna en cuyo interior se encuentra la cueva del Apocalipsis.

El mayor centro de veraneo de la isla de Patmos es Gríkos, situado en una preciosa bahía que ha sido denominada recientemente como la más bella del mundo. La misma tiene un playa de guijarros y está repleta de tabernas, instalaciones para deportes acuáticos y pequeñas barcas de pesca. No obstante, en realidad, la mejor playa de la isla es Psilí Ammos con una larga franja de arena fina y extensas dunas.

IMG_1452

Una vista de la hermosa bahía de Gríkos al fondo, entre las dos colinas.

IMG_1457

La bahía de Gríkos es el centro de veraneo más importante de la isla de Patmos.

IMG_1468

Una de las playas que se hallan en la bahía de Gríkos.

IMG_1476

Otra imagen en la que puede apreciarse la apacible belleza de Gríkos.

SAMOS

La isla de Samos era ya una potencia marítima en el siglo VII a.C., pero después de la caída de Bizancio sus habitantes huyeron de la furia de los piratas y quedó desierta hasta que fue repoblada nuevamente en el año 1562 por el almirante otomano Kilic. Durante el siglo XIX se enriqueció con la navegación y el tabaco. Samos pasó a formar parte de Grecia en 1912.

Vathy, también llamada Samos al igual que la isla, es su capital. La vitalidad de la ciudad se pone de manifiesto principalmente en su puerto. Es cerca de él donde se encuentran la mayor parte de las tiendas, restaurantes, bares y cafés que animan la vida tanto de los visitantes como de los propios isleños.

IMG_1529

La plaza principal de Vathy con el simbólico león en el centro.

Ano Vathy se encuentra en lo alto, ajena totalmente al ajetreo turístico del extenso bazar situado en la zona portuaria donde se halla la Baja Vathy. La parte alta es la más tranquila y encantadora de Samos. Desde allí arriba se pueden contemplar las más espléndidas vistas panorámicas de la ciudad.

IMG_1555.JPG

Vista de la ciudad y el puerto de Samos desde lo alto de Ano Vathy.

IMG_1568

La arquitectura típica del barrio alto de Vathy.

IMG_1571.JPG

Otra foto de la pintoresca arquitectura de Ano Vathy.

IMG_1581

Una hermosa vista de la ciudad de Samos, Vathy, desde el barrio alto.

Es de destacar el Museo Arqueológico de Samos. El mismo contiene objetos de sumo interés arqueológico. Entre ellos destaca, en primer lugar, la mayor escultura de la antigua Grecia: un kourós de mármol del año 580 a.C. que tiene cinco metros de altura y está dedicado al dios Apolo. Además, entre otras muchas cosas, el museo cuenta con una colección de ofrendas votivas que está considerada como una de las más importantes de Grecia.

IMG_1534

El enorme kourós dedicado a Apolo que se encuentra en el Museo Arqueológico de Samos.

Kokkári es un pueblo encantador construido sobre dos promontorios. Sus dos playas pedregosas resultan perfectas para los surfistas y su colorido paseo marítimo, lleno de tabernas y cafés frente al Egeo, merece una visita y es una garantía de diversión para los amantes de la vida nocturna.

IMG_1630.JPG

Un recodo florido del encantador pueblo de Kokkári en Samos.

IMG_1632

Esta bonita playa de Kokkári es la más fotografiada de toda la isla.

IMG_1655

Otra vista de Kokkári en la isla de Samos.

Pithagóreio debe su nombre al filósofo Pitágoras, nacido en el año 580 a.C. Siempre ha sido un importante destino turístico. Sin embargo, además de disfrutar de sus playas vale la pena visitar también la iglesia de la Metamorfosis, así como las ruinas de los baños romanos que se encuentran en el extremo oeste del pueblo, donde todavía se pueden ver algunas portadas en excelente estado de conservación.

IMG_1677

La escultura de Pitágoras en Pithagóreio, la segunda ciudad de la isla de Samos.

IMG_1685

El puerto de Pithagóreio está siempre repleto de barcas y tiene una febril actividad.

IMG_1697

Una vista parcial de la extensa playa de Pithagóreio en la isla de Samos.

Las islas del archipiélago de las Espóradas, situadas en la parte norte del Egeo, destacan tanto por su enorme verdor como por sus aguas cálidas y cristalinas. Se pusieron de moda durante los años sesenta y setenta cuando decenas de ricos y famosos comenzaron a aproximarse a sus costas en yates de lujo, deslumbrados por lo hermoso de sus paisajes y sus playas desiertas. Aunque en la actualidad no constituyen ya lugares tan exclusivos, continúan maravillando a todo aquél que las visita. Skiáthos y Skópelos son en la actualidad dos de las islas más visitadas de Grecia. En el año 2007, después de ser evaluadas junto a un gran número de otras islas para el rodaje de la película Mamma Mia, ambas resultaron elegidas como las locaciones principales del film, lo cual ha incrementado aún más su popularidad.

SKIÁTHOS

La isla de Skiáthos es uno de los destinos más codiciados en el norte del Egeo. A pesar del acelerado crecimiento del turismo, ésta conserva su encanto y ha logrado preservar sus paisajes. La capital de la isla es un enorme entramado de casas con tejados rojos ubicadas en un sinfín de callejuelas empedradas y laberínticas, donde abundan los restaurantes, bares, cafés y un gran número de bonitas iglesias y elegantes boutiques. La vida se centra en su hermoso paseo marítimo, siempre repleto de yates y epicentro de su febril actividad. La ciudad de Skiáthos tiene dos puertos separados por el islote de Bourtsi, donde una antigua fortaleza, actualmente convertida en centro cultural, acoge exposiciones, conciertos y obras de teatro, así como el Festival de Danza del Egeo. El islote está presidido por una estatua de Aláxandros Papadiamántis, el famoso novelista griego, cuya casa, hoy un interesante museo, puede ser visitada también a tan sólo unos pasos de allí. La belleza y la atmósfera cosmopolita de Skiáthos cautivan de inmediato a los visitantes.

IMG_3281

Vista de Skiáthos desde lo alto del mirador donde se encuentra la torre del reloj.

IMG_1508

Otra vista de Skiáthos hacia el islote de Bourtsi que separa al puerto viejo del nuevo.

IMG_3099

El puerto viejo de la ciudad siempre repleto de yates y pequeñas barcas de pescadores.

IMG_1071

El puerto de Skiáthos, donde se rodó una de las escenas de la película Mamma Mia, visto desde el mar.

IMG_1724

Al fondo se encuentra la colina donde está el mirador de la torre del reloj, vista aquí desde el islote de Bourtsi.

IMG_1591

La playa de Vromolimnos es una de las más populares entre los jóvenes en Skiáthos.

SKÓPELOS

La isla de Skópelos, la más verde de todas las islas griegas, es un verdadero regalo a nuestros sentidos. Es importante destacar que, a pesar de su proximidad con Skiáthos, ésta no se ha rendido todavía al turismo y sigue conservando su espíritu isleño y un tanto rural. Su capital es en realidad un pueblo que exhibe con orgullo sus riquezas y cuyo ritmo predecible parece casi premeditado. Sus bonitas calles adoquinadas ascienden partiendo del puerto para formar un intrincado conjunto de casas pintorescas y encantadoras iglesias, desde las que resulta posible contemplar unas vistas maravillosas que luego nos acompañarán para siempre. Un penetrante olor a mieles y frutos frescos impregna cada rincón de Skópelos y constituye en sí mismo una promesa del estrecho contacto que el visitante tendrá con la naturaleza mientras permanezca en esta isla repleta de pinos, famosa en la Antigüedad por sus vinos y en nuestros tiempos por la extraordinaria calidad de sus frutos, la transparencia del mar en sus playas y lo exuberante de sus paisajes.

IMG_1091

El puerto principal de Skópelos, la más verde de las islas griegas.

IMG_1142

Esta es la roca donde se encuentra la capilla de Agios Ioannis sto Kastri que aparece en la película Mamma Mia.

IMG_1387

El puerto de Skópelos visto desde lo alto de la ciudad.

IMG_1413

Otra vista de Skópelos tomada desde el muelle principal del puerto.

IMG_2887

La semi-desierta playa de Velóna, situada detrás de la bahía de Stáfylos..

IMG_3017

Con esta vista del pueblo de Glóssa en lo alto y del pequeño puerto de Loutráki, nos despedimos de Skópelos.

Estamos acercándonos al final de nuestro recorrido por el Egeo. Sólo nos queda una última parada para decir adiós a este extraordinario país. En la próxima visita nos detendremos en su primera capital, cantaremos con la perfecta acústica de un antiguo teatro encantado y nos despediremos de esta tierra llena de magia desde algunas de sus islas más hermosas.

Muchas gracias por acompañarme una vez más.

Hasta pronto, amigos.

 

RODAS: LA ISLA DEL COLOSO PERDIDO

La primera impresión que uno tiene al llegar a Rodas es la de estar en una tierra bendecida con la luz más dorada del sol. Después, casi de inmediato, los ojos del visitante se encuentran con la insignia de la isla; las dos estatuas, el ciervo y la cierva, que colocadas sobre dos robustas columnas presiden desde hace siglos la entrada del viejo puerto de Mandraki. En ese mismo lugar, según cuenta la leyenda, se erigía en otros tiempos una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo: la inmensa estatua de Helios, el dios del sol, conocida como el Coloso de Rodas.

IMG_0630

La entrada del antiguo puerto de Mandraki donde se levantaba el Coloso de Rodas.

Se dice que la estatua medía unos cuarenta metros de altura y que sus piernas estaban apoyadas en ambos lados del puerto, sosteniendo una antorcha encendida para indicar a los barcos el punto de entrada a la ciudad. El Coloso fue esculpido por Cares de Líndos para celebrar la victoria de la isla sobre el macedonio Demetrio y fue derribado por un gran terremoto en el año 227 a.C. Aún en la actualidad hay quienes continúan buscando sus restos bajo las aguas, a pesar de que se sabe que éste fue completamente destruido por el sismo y que sus fragmentos fueron vendidos más tarde como metal por los sarracenos. De cualquier modo, el espíritu del gigante vencido por las fuerzas de la naturaleza sigue íntimamente ligado a la historia de la isla.

IMG_0830.JPG

Vista interior del antiguo puerto de Mandraki con la fortaleza Agios Nikólaos, que ahora es un faro, a la derecha.

Toda el área que se halla delante de Mandraki fue edificada por los italianos, quienes además llevaron a cabo la reconstrucción impecable de una gran parte de la ciudad medieval. Entre las destacadas edificaciones que nos salen al paso de inmediato sobresalen la Casa de Gobernación, el Ayuntamiento y el Teatro Nacional. Justamente frente al antiguo puerto se encuentra la catedral ortodoxa, Evangelismos, una hermosa iglesia de estilo gótico repleta de preciosos frescos del pintor religioso Fotis Kontoglou. Muy cerca del lugar está también la mezquita de Murat Reis.

IMG_0646.JPG

Una foto de Evangelismos, la más bella iglesia ortodoxa de estilo gótico en la ciudad de Rodas.

IMG_0844

La Casa de Gobernación situada en el antiguo palacio del Gobernador es del arquitecto italiano Florestano di Fausto.

IMG_0824

Paseo marítimo localizado frente al viejo puerto de Mandraki en la ciudad de Rodas.

Cuando seguimos avanzando a lo largo del paseo marítimo, pasamos frente al mercado y llegamos muy pronto a Nea Ágora, un edificio de fachada arqueada con un inmenso espacio central. Encontramos entonces un hermoso jardín contiguo al edificio dominante en el paisaje de la ciudad: el Palacio de los Grandes Maestres de los Caballeros de Rodas, situado en el mismo corazón del barrio medieval.

IMG_1199

Las bellísimas murallas que rodean la antigua ciudad de Rodas.

IMG_1212

La puerta de la Marina con sus torres gemelas es una de las más impresionantes de la ciudad.

IMG_0953.JPG

Una vista de la parte interior de las murallas en el barrio antiguo.

La ciudadela medieval de Rodas está rodeada de fosos y tiene tres kilómetros de murallas de doce metros de espesor con once puertas. El casco antiguo se divide en el Collachium, que era el barrio de los caballeros, y el Bourg, donde vivía el resto de la población. Ambos resultan verdaderamente atractivos y están llenos de misterio.

IMG_0938

La puerta de Ampouáz, o d’Amboise, en las murallas de Rodas.

IMG_0925.JPG

Las murallas de la ciudad antigua y los fosos que la rodean.

Es posible acceder al barrio antiguo por la Puerta Eleftherías, de la libertad. Entrando por ella, lo primero que vemos es la plaza de Symi y descubrimos las ruinas del templo de Afrodita. Muy cerca de allí están el Museo de Artes Decorativas, el Albergue de Auvernia, donde durante las Cruzadas se alojaban los caballeros de la orden de San Juan y el Museo Arqueológico, en el cual se encuentra, entre muchas otras maravillas, la famosa escultura Afrodita de Rodas.

IMG_0984

El patio del hospital de los caballeros es hoy el Museo Arqueológico de Rodas.

IMG_1021

Uno de los pasillos exteriores de la planta superior del Museo Arqueológico.

IMG_1006

Afrodita de Rodas, mármol del siglo I a.C., es la pieza más famosa del Museo Arqueológico.

IMG_0799

El Museo de Artes Decorativas de la ciudad de Rodas.

El entramado de callejuelas con arcos, las plazas repletas de cafés y restaurantes, sus bonitas fuentes y la riqueza de su arquitectura hacen de cada uno de los rincones del barrio antiguo un recuerdo memorable.

IMG_0724.JPG

Una de las laberínticas callejuelas con arcos que abundan en el casco antiguo.

IMG_0753

La bonita plazoleta de los Caballitos de Mar donde destacan las hermosas estatuillas de cobre.

IMG_0775

Al final de la calle Sócrates se encuentra la animada Plaza de Hipócrates.

IMG_0739

Uno de los muchos cafés y bares del casco antiguo de Rodas.

No es posible perderse la renombrada Calle de los Caballeros, que continúa inalterable a pesar de haber visto pasar más de cinco siglos de Historia. El estilo gótico reina en ella por todas partes. Sólo basta con mirar alrededor para notar las impresionantes puertas arqueadas y los albergues de dos plantas que conforman el conjunto. Subiendo por esta calle llegamos a la entrada del Palacio de los Grandes Maestres.

IMG_0793.JPG

La famosa Calle de los Caballeros donde estaban situadas sus posadas.

Este imponente palacio, construido en el siglo XIV y destruido luego en 1856 a causa del estallido de los explosivos que los turcos almacenaban en él, constituye el estilo medieval más puro de toda la isla. Fue restaurado durante la ocupación italiana, respetando hasta el más mínimo detalle los proyectos arquitectónicos de la edificación original. Actualmente el palacio alberga exposiciones permanentes sobre Rodas. Destacan en el mismo la puerta principal, el patio central, la cámara con columnatas, la cámara de la Medusa y la cámara de Laocoonte.

IMG_0681

La puerta principal del Palacio de los Grandes Maestres.

IMG_0959

El patio central del palacio cuya cara norte está jalonada de estatuas helenísticas procedentes del odeón de Kos.

IMG_0661

Una de las callejas típicas del casco antiguo de Rodas.

IMG_0668

Vista de una de las once puertas de las murallas de la ciudad.

Fuera de las murallas se levanta la Rodas moderna; una bonita urbe vibrante de energía. Es la ciudad de las playas llenas de turistas, las grandes tiendas de lujo, la intensa vida nocturna, la misma que permanece repleta de gente en su sinfín de excelentes cafés, restaurantes, bares y discotecas.

IMG_0755

La puerta de Santa Catalina vista desde el interior de las murallas.

IMG_0759

Una pequeña playa frente a la puerta de Santa Catalina, muy cerca del puerto.

IMG_1034

Vista del arsenal de la ciudad de Rodas.

Un poco más apartada, sobre la colina de San Stéfano, se halla la antigua acrópolis de Rodas. Aunque no son muchos los restos arqueológicos de interés que quedan en pie, la belleza de su enclave natural y el templo de Apolo Pithio justifican la visita.

IMG_0902

Un fragmento de las ruinas del templo de Apolo en la acrópolis de la ciudad de Rodas.

LÍNDOS

Con sus casas de un blanco resplandeciente, su bonita playa Megálos Gialós y su acrópolis sobre el mar, Líndos es, sin ninguna duda, el pueblo más pintoresco de toda la isla. Al estar prohibido el tráfico, su encanto es aún mayor. Los burros se encargan de subir a la gente a la acrópolis que se encuentra colgada de un precipicio de ciento veinticinco metros por encima del pueblo.

IMG_1157

La bonita playa Megálos Gialós vista desde la acrópolis de Líndos en la isla de Rodas.

En ella se hallan importantes restos arqueológicos, entre los que se destaca el templo de Atenea Lindia del siglo IV a.C. Este templo fue uno de los más venerados del mundo antiguo, llegando a ser visitado hasta por el mismo Alejandro Magno. En el siglo XIII los Caballeros Hospitalarios fortificaron de nuevo la ciudad con almenas mucho más altas que las murallas originales.

IMG_1088

La entrada medieval a la acrópolis de Líndos.

IMG_1127

Las ruinas de la estoa dórica de la acrópolis de Líndos frente al Egeo.

IMG_1162

Mientras se sube a la acrópolis es posible disfrutar de vistas como ésta.

IMG_1113

Otra magnífica vista de la bahía de Líndos desde lo alto de la acrópolis.

Las tortuosas callejas de Líndos están bordeadas de portales que se abren a sus peculiares casas, construidas mayormente entre los siglos XV y XVIII por marinos enriquecidos. Su pequeño puerto se llama Agios Pavlos en honor a San Pablo, quien realizó aquí la primera parada de su viaje a Rodas. En el mismo centro está la iglesia bizantina de la Panagia, cuyos extraordinarios frescos, pintados por Gregorio de Sime en el año 1779, son ya una razón más que suficiente para visitar el lugar.

IMG_1169

Líndos, con la hermosa iglesia bizantina de la Panagia en el centro del pueblo.

IMG_1084

La pintoresca playa de Megálos Gialós en Líndos.

La isla de Rodas es considerada una de las más preciadas joyas del Mediterráneo, pues no solamente resulta atractiva por sus indiscutibles encantos naturales, sino también por los tesoros arqueológicos que ésta alberga. Por ese motivo, el casco histórico de Rodas, en su totalidad, fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

IMG_1220

Nos despedimos de Rodas desde el mar con esta imagen de sus molinos de viento medievales y el Palacio de los Grandes Maestres.

Hasta aquí nuestro recorrido por Rodas. Ojalá que ustedes lo hayan disfrutado tanto como yo. Muchas gracias por acompañarme una vez más, y espero que nos veamos muy pronto para visitar otras islas del Dodecaneso y el noroeste del Egeo.

Hasta luego, amigos.

CRETA: LA CUNA DE LA CIVILIZACIÓN MINOICA

Hace millones de años, Egeida, la tierra que mantenía unida Grecia con Asia Menor, se hundió en el mar Mediterráneo. De los picos de sus montañas, emergidos de las aguas, surgió la isla de Creta. Según la mitología griega, en ella se encuentra la cueva donde Rea dio a luz a Zeus. Pero ese no es el único nacimiento glorioso ocurrido en este lugar. En Creta nació también una de las civilizaciones más importantes del mundo: la civilización minoica, que alcanzó su esplendor cuatro mil años atrás y perduró por más de un milenio.

La isla más grande de Grecia, que es también una de las más extensas del Mediterráneo, se encuentra situada en la encrucijada de tres continentes. Por tal motivo, a lo largo de su historia, ha sido el escenario de diversas guerras y múltiples conquistas. A pesar de eso, la natural sensibilidad de los cretenses impidió casi siempre que se frenara el florecimiento artístico y cultural de la isla, logrando preservar así muchas de las obras creadas en ella durante los tiempos de paz.

IMG_0030

El puerto de Heraclión es la primera sorpresa que nos espera en la capital de Creta.

La presencia humana en Creta se remonta a la era neolítica, aunque los pueblos que introdujeron el arte de la elaboración del cobre y desarrollaron la sofisticada civilización minoica llegaron a la isla alrededor del año 2600 a.C. Los primeros grandes palacios minoicos fueron destruidos por un gran terremoto hacia 1700 a.C., pero muy pronto nuevos palacios fueron erigidos en la isla, incluso más elegantes que los anteriores. Sin embargo, los mismos fueron destruidos también por el enorme maremoto que ocasionó la explosión volcánica de Santorini en el año 1400 a.C. Eso puso el punto final a la brillante civilización minoica.

Diferentes ocupaciones se sucedieron a partir de entonces. La primera fue la de los dorios, quienes introdujeron el uso del hierro en la elaboración de los metales. Luego, la isla pasó a formar parte del Imperio Romano y entró en contacto con el Cristianismo por medio de la llegada del apóstol San Pablo en el año 63 a.C. Seguidamente vino la etapa bizantina, que empezó en el 395 d.C con el emperador Theodosio el Grande. Entonces, tras un largo período de paz que duró más de dos siglos, comenzaron las invasiones árabes hasta que éstos terminaron por conquistar Creta. Más tarde, los venecianos también ocuparon la isla y mantuvieron su poder en ella durante más de cuatrocientos años, hasta que en 1645 ésta fue ocupada por los turcos, que iniciaron la etapa más cruenta de toda su historia. Finalmente, después del holocausto del monasterio de Arkadi, que conmovió en lo más profundo a la opinión pública europea, los turcos fueron expulsados de Creta con la ayuda de varias potencias occidentales y la isla pasó a formar parte de Grecia.

IMG_0064

Las pequeñas barcas típicas de los puertos cretenses con el antiguo arsenal de Heraclión al fondo.

HERACLIÓN

Heraclión es la ciudad más grande de Creta y también su capital. Se encuentra casi en medio de la costa septentrional de la isla y está rodeada de murallas venecianas. En el centro destacan la Plaza Venizelou y la Fuente Morosini, además de la Loggia y la hermosa basílica de Agios Markos. Otros puntos de interés son el puerto veneciano y su fortaleza Rocca al Mare. La puerta de esta última está decorada con leones en bajorrelieve. Por otra parte, la ciudad cuenta con uno de los museos arqueológicos más importantes del mundo, en el cual se exhiben hallazgos de toda la isla, pero esencialmente de la prehistórica civilización minoica que floreció en Creta por casi mil doscientos años. Cerca de Heraclión están también las ruinas de los famosos palacios minoicos de Knossos y Festos.

IMG_0080

La fortaleza Rocca al Mare que preside el puerto de Heraclión vista desde unas ruinas cercanas.

IMG_0010

La Fuente Morosini que se encuentra en la Plaza Venizelou en el centro de la ciudad de Heraclión.

KNOSSOS

Knossos es el sitio arqueológico más importante de la isla. El más lujoso de todos los palacios minoicos, el del rey Minos, estaba construido en el mismo centro de una gran ciudad. Fue descubierto en el año 1900 por Sir Arthur Evans, un conocido arqueólogo inglés, quien incluso trabajo en la reconstrucción de una parte de las ruinas. Por su enorme interés, una excursión a Knossos es prácticamente obligatoria para todo aquél que visite la isla. Las imágenes de este sitio arqueológico que aparecen a continuación hablan por sí solas.

IMG_1926

Knossos es, sin ninguna duda, el sitio arqueológico más importante de Creta.

IMG_1892.JPG

Una vista lateral de las ruinas del propileo norte del Palacio de Knossos.

IMG_1905

Las casas de la Guardia Real del Palacio de Knossos.

IMG_1880

Vista parcial de una de las claraboyas rodeadas por columnas que permitían la entrada de la luz solar al palacio.

IMG_1937

La impresionante sala del trono del rey Minos construida de piedra caliza hace 4000 años.

IMG_1889

La complicada disposición de esta área llevó a Evans a pensar que se trataba del legendario laberinto del Minotauro.

IMG_1940

Este fresco, El Principe de los Lirios, es considerado un epítome de la elegancia de la cultura cretense.

IMG_1862

Dos copias de los frescos pertenecientes al propileo superior del Palacio de Knossos.

IMG_1886

Los Saltadores de Toros es un conocido fresco que muestra una escena de acrobacia deportiva.

IMG_1875

Las Damas Azules es uno de los frescos más importantes del Palacio de Knossos.

IMG_1913

Este almacén de inmensas tinajas se encuentra muy cerca del patio central del palacio.

CHANIA

La hermosa Chania es la segunda ciudad de Creta y fue además su primera capital. En la región que abarca su prefectura, que es la más occidental de la isla, predomina la imagen impresionante de los Montes Blancos, que alcanzan alturas superiores a los dos mil cuatrocientos metros sobre el nivel del mar.

IMG_0116

Una de las muchas áreas repletas de restaurantes de la bonita ciudad de Chania.

Casi todos sus puntos de interés se encuentran concentrados en la ciudad antigua. En ella destacan su encantador puerto veneciano y el faro situado en la entrada del mismo. Por momentos, Chania nos recuerda Venecia. Hay algo nítidamente suspendido en su atmósfera, atrapado por su arquitectura, que evoca otros tiempos; aquéllos del extendido dominio del Véneto en el mar Mediterráneo.

IMG_0134

El puerto veneciano de Chania es verdaderamente pintoresco.

IMG_0144

Otra vista del encantador puerto de Chania en la isla de Creta.

IMG_0188

El viejo puerto de Chania con la mezquita de Hasan Kioutsouk en el extremo izquierdo.

IMG_0189

El puerto veneciano de Chania es un lugar al cual resulta muy difícil decir adiós.

IMG_0208

A la entrada del puerto de Chania destaca el antiguo faro veneciano.

La ciudad está enclavada en una zona realmente privilegiada, en medio del golfo de su mismo nombre y entre el golfo de Souda y el de Kissamos. Toda la región está repleta de playas de una belleza singular y de finísima arena.

IMG_0312.JPG

La bonita playa de arenas doradas que vemos en esta foto es Agia Marina en Chania.

RÉTHIMNO

Réthimno, por otro lado, recuerda ese mismo pasado de un modo diferente. A pesar de sus maravillosas playas, que son un verdadero paraíso para los turistas, tiene el sencillo encanto de un pueblo. No obstante, la ciudad nos revela de inmediato su profundo carácter histórico. Llena de estrechas callejuelas y casas con balcones de madera, junto a otras mucho más suntuosas de la antigua nobleza veneciana, Réthimno fue edificada sobre un cabo en cuyo extremo se levanta una bien conservada fortaleza que da testimonio del enorme poder alcanzado por Venecia en la isla: la Fortezza. En la misma entrada de ésta se halla el Museo Arqueológico y, a sus pies, el puertecillo, también veneciano, que a toda hora rebosa de actividad. Muy cerca del puerto están la famosa fuente romana de Rimondi, la iglesia de Agios Frangiskos y la Puerta Grande, entrada de las fortificaciones.

IMG_0358

La fuente romana de Rimondi, aún en uso, se encuentra en el mismo centro de Réthimno.

IMG_0449

Las enormes murallas de la fortaleza veneciana de Réthimno, la Fortezza.

IMG_0479

Entre las construcciones que se encuentran dentro de la Fortezza destaca la mezquita Ibraham Han.

Réthimno, desde todo punto de vista, resulta una ciudad acogedora e interesante, que tiene mucho que ofrecer a sus visitantes.

IMG_0541

Esta florida calle de Réthimno es un ejemplo de la quietud que reina en los barrios de la ciudad durante la tarde.

IMG_0540

Una de las tantas pequeñas escaleras que facilitan la bajada desde la Fortezza hacia el centro de Réthimno.

Bueno, amigos, terminamos aquí nuestro recorrido por Creta. Espero que la visita haya sido de interés para todos y que se animen a acompañarme a mi próximo destino: Rodas, la mayor de las islas del Dodecaneso. Les prometo que si lo hacen no se arrepentirán.

Como siempre, muchísimas gracias.

Hasta la próxima.

 

MYKONOS Y SANTORINI, SOBERANAS DE LAS CÍCLADAS

Después de un largo silencio, nos encontramos de nuevo aquí, justamente donde detuvimos el viaje hace algún tiempo. Estamos en el archipiélago de las Cícladas, a punto de retomar nuestro recorrido por el Egeo. En esta ocasión, visitaremos juntos dos de las islas más bellas del mundo: Mykonos y Santorini.

MYKONOS

IMG_1249

El barrio de Alefkandra en Mykonos es conocido como la Venecia Griega.

Esta isla es por excelencia la más cosmopolita de Grecia. Mundialmente conocida, Mykonos no deja de encantar a sus incontables visitantes. Y es lógico que así sea. Basta con contemplar su mar de profundo azul, su viejo puerto repleto de barcas multicolores y su ciudadela blanca trepando desde las olas hacia la cima de una colina como si quisiera elevarse hacia el sol, para que todo el conjunto se transforme de inmediato en un pequeño paraíso.

IMG_1301

El viejo puerto de Mykonos es verdaderamente pintoresco.

Según la mitología griega, la isla recibe su nombre por el héroe Mykono. Se dice también que fue precisamente en ella donde Hércules mató a los gigantes y que de sus cuerpos petrificados se formaron las rocas de su suelo. Los jónicos llegaron a ella desde Atenas en el siglo IX a.C. y ésta quedó bajo su dominio. Sin embargo, durante mucho tiempo Mykonos ocupó un segundo lugar con respecto al cercano islote de Dilos, que hoy se encuentra inhabitado pero fue un importante centro religioso en la Antigüedad. Sus ruinas, sumamente interesantes y bien preservadas, constituyen una excursión casi obligada para cualquier amante de la Historia que visite las Cícladas. Más tarde, los venecianos dominaron la isla desde 1207 hasta 1537, dejando también su influencia en ella.

IMG_1299

Las barcas multicolores tan típicas de los puertos pesqueros del Egeo se suman al encanto al lugar.

IMG_1316

La pequeña playa del pueblo que está al final del puerto vista desde las ruinas de un pórtico cercano.

Entre las casas blancas de la isla con sus bonitos balcones de madera pintados en diferentes colores destacan las cúpulas rojas y azules de sus innumerables iglesias bizantinas. Vale la pena visitar la Panagia Paraportiani que se encuentra al final del puerto. Está considerada como la muestra más hermosa de la arquitectura cicládica tradicional.

IMG_1289

Una vista lateral de la iglesia Panagia Paraportiani en el Kastro.

IMG_1292

En esta foto del puerto se pueden apreciar dos iglesias típicas, una con cúpula azul y otra con cúpula roja al fondo.

Las callejuelas de Mykonos están animadas a toda hora. Repletas de restaurantes, galerías de arte, bares y discotecas, que destacan tanto por su excelente oferta como por su indiscutible modernidad, dan a la más pintoresca de las islas griegas un toque definitivamente urbano y de buen gusto.

IMG_1338

Un bar de Mykonos mirando al mar desde la Venecia Griega.

IMG_1326.JPG

Una callejuela de Mykonos que muestra la combinación de colores tan típica en la arquitectura de la isla.

Otro elemento muy importante en el paisaje de Mykonos es la presencia constante de los molinos de viento. Situados siempre sobre pequeñas colinas, éstos pueden ser vistos en muchas ocasiones con sus blancas velas desplegadas por el viento.

IMG_1334

Este grupo de molinos es uno de los más fotografiados del Egeo.

Además, coronando su esplendor, Mykonos cuenta con un gran número de hermosas playas. Entre ellas destacan sobre todo: Tourlos, Agios Stefanos, Ornos, Psarou, Platis Gialos y las muy populares entre los jóvenes Paradise y Super Paradise.

IMG_1262

Una amplia vista de Mykonos desde los molinos de viento.

Así es de hermosa esta isla, pero no hay descripción, ni siquiera fotográfica, que pueda hacerle justicia. Es uno de esos lugares que, como las obras de arte, nunca es posible explicar del todo. El único modo de comprender su riqueza es haciéndolo aquí, justamente bajo su sol, nadando en una de sus playas o disfrutando de alguno de los muchos encantadores rincones que ofrece este privilegiado universo capaz de estremecer a los propios dioses.

SANTORINI

IMG_1671

Esta iglesia mirando al mar es quizá la imagen más difundida e inconfundible de Santorini.

No cabe ninguna duda de que Santorini es uno de los sitios más espectaculares de toda Grecia. Es imposible olvidar que su belleza sobrenatural y salvaje fue creada por la explosión de un volcán que aún reposa en medio de la bahía como testigo imperecedero del inmenso poder de la naturaleza. Alrededor del mismo, en forma de medialuna, está lo queda de la isla original que desapareció en el mar: una enorme roca de varios colores sobre la cual se levanta ahora todo lo que el hombre ha creado, a partir de entonces, en este lugar tan especial.

IMG_1481.JPG

Una vista de Fira, capital de Santorini, a la caída del sol.

IMG_1452

La apacible belleza del atardecer en Santorini atrae a visitantes de todo el mundo.

Los primeros habitantes de la isla fueron pueblos pre-helenos hacia el año 3000 a.C. El gran impacto de la Civilización Minoica quedó demostrado con las excavaciones de Akrotiri, cuando fue desenterrada de la ceniza volcánica una urbanización completa con casas de dos y tres plantas decoradas con frescos semejantes a los de los palacios de Minos. La isla se llamaba entonces Kalisti, pero en el año 1459 a.C., cuando se produjo la famosa explosión volcánica, gran parte de la misma fue destruida hundiéndose en el fondo del mar. La mayoría de los espléndidos frescos de Akrotiri se encuentran ahora en el Museo Arqueológico Nacional en Atenas.

IMG_1832

Una vista parcial de Fira, erigida en lo alto de la roca que forma el suelo de Santorini.

Aunque la actividad volcánica nunca ha cesado por completo, la isla continuó desarrollándose sin descanso. La una vez llamada Kalisti adquirió posteriormente el nombre de Thira, por llamarse así el líder de los dorios que fueron quienes construyeron la antigua Thira. El nombre Santorini surgió mucho después y viene de Santa Irene, quien es ampliamente venerada entre los isleños.

En las Guerras del Peloponeso Thira fue aliada de Esparta hasta que ésta última fue vencida por Atenas y pasó al dominio de los atenienses. Luego, en 1207, llegaron los venecianos con Marco Sanoudo, quien la entregó al ducado de Naxos. Más tarde, Santorini fue ocupada por los turcos alrededor del año 1570, hasta que pasó a formar parte de Grecia en 1832 como el resto de las Cícladas.

IMG_1601.JPG

Las vistas panorámicas se encuentran por todas partes en la isla de Santorini.

Caminando por las callejuelas de Fira uno se siente a cada paso invitado a detenerse para disfrutar del espectacular paisaje de Santorini en alguno de los muchos bares y restaurantes que nos salen al encuentro. Pero una de las cosas más sorprendentes de esta isla es la misteriosa elegancia de su arquitectura, siempre en perfecta fusión con el entorno. Aquí tenemos la perenne impresión de estar andando por una enorme boutique. El arte y la vida diaria se funden en un estrecho abrazo en todo momento.

IMG_1763

Una graciosa rueca ornamental colocada sobre el techo de una casa.

IMG_1772

En Santorini las terrazas son siempre una invitación al descanso frente al Egeo.

IMG_1694

Otro ejemplo de la estrecha fusión que existe entre la decoración y el medio ambiente en esta isla.

Oia es una ciudadela situada en lo más septentrional de la isla que resulta aún más pintoresca que Fira. Tiene un castillo veneciano y un enorme número de casas cuya arquitectura es verdaderamente exquisita. Sus puestas de sol son famosas en todo el mundo. Por tal motivo, decenas de personas acuden aquí a diario, poco antes del atardecer, para disfrutar del espectáculo. Es un sitio muy animado. Está repleto de galerías de arte, tiendas de todo tipo, cafés y buenos restaurantes. Mientras los visitantes esperan la apacible llegada de la noche hay un sinnúmero de artistas y músicos callejeros que entretienen a los presentes.

IMG_1749

Un grupo de visitantes disfrutando de la puesta del sol en la hermosa Oia.

IMG_1751

Uno de los muchos restaurantes en Oia desde donde se puede contemplar el atardecer sobre el mar Egeo.

IMG_1757

Las galerías de arte ofrecen obras para todos los gustos en Santorini.

IMG_1778

Un conjunto de iglesias y monasterios bizantinos en Oia.

Estamos llegando al final de nuestra visita virtual a Santorini. Por eso, antes de despedirme, quisiera mencionar que existen varios estudios científicos que sostienen que la isla que se hundió en este mar que ahora nos rodea rebosante de encanto y misterio era la mismísima Atlántida. De modo que, si deciden regresar algún día, no se marchen de aquí sin detenerse antes por unos instantes para mirar alrededor e imaginar lo que debió haber sido esa mítica civilización. Prometo que no les resultará difícil quedar convencidos de que han visitado el emplazamiento de ese mundo perdido.

IMG_1571

Esta espléndida vista del mar, tomada desde Fira, nos anuncia la despedida.

Decimos adiós a las Cícladas. A bordo de ese mismo crucero que se marcha en la última foto continuaremos nuestro viaje hacia otras islas del Egeo. Una nueva aventura nos espera ante el mar de Creta.

Como siempre, muchas gracias por acompañarme en este viaje.

Hasta muy pronto.