JAPÓN, LA TIERRA DEL SOL NACIENTE

Después de siglos de relativo aislamiento, Japón es en la actualidad un destino fascinante. La amabilidad de sus habitantes, la riqueza de su historia y la apacible belleza de sus templos, santuarios, jardines y rituales cotidianos no pueden dejar indiferente ni al más exigente de los viajeros. Este país de cerezos en flor, exquisitas ceremonias del té, geishas, samuráis, monjes budistas y teatro kabuki es el mismo donde proliferan también las más exclusivas boutiques, hoteles y restaurantes, los trenes más veloces del mundo y un extraordinario movimiento de vanguardia que abarca tanto el ámbito de la moda como la música rock. Es otras palabras, una nación que, a pesar de haber llegado a la modernidad directamente desde el feudalismo, ha logrado alcanzar un nivel de desarrollo científico y cultural que resulta admirable.

TOKIO

IMG_0283

El edificio Super Dry Hall de Tokio, junto al río Sumida, es un divertido diseño del arquitecto francés Philippe Starck.

Tokio es la capital de Japón desde 1868 y se alza a orillas del río Sumida. Se originó de la antigua aldea pesquera de Edo, la cual se convirtió en el centro del poder del sogunato en el año 1590. Fue devastada completamente por el terremoto de 1923 y, más tarde, por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, ha sido erigida de nuevo como una de las ciudades más vibrantes y modernas del mundo. Todos sus vecindarios dan testimonio de ello. Desde el exclusivo barrio de Ginza hasta el comercial y agitado Shinjuko, en Tokio se respira por todas partes la atmósfera y el ritmo inconfundible de una mega-metrópoli.

IMG_0034

La puerta Hozo-mon del templo Senso-ji alberga en la planta superior un tesoro con aforismos chinos del siglo XIV.

Al norte de Tokio se encuentra el tradicional distrito de Asakusa, antiguo corazón espiritual de la cultura Edo. El centro de la vida de este animado barrio sigue girando en torno al templo Senso-ji, conocido también popularmente como Asakusa Kannon. Es el más sagrado e importante de la ciudad. Tanto sus impresionantes estructuras como la gente que lo visita a diario resultan muy interesantes.

IMG_0035

El quemador de incienso del templo Senso-ji está siempre rodeado de gente que se acerca al humo en busca de buena salud.

IMG_0036

Esta pagoda del complejo Senso-ji es una réplica de la original destruida durante la Segunda Guerra Mundial.

IMG_0155

Una escena callejera muy típica en el barrio de Asakusa en Tokio.

El Palacio Imperial de Japón se encuentra en el mismo centro de Tokio. Durante el período Edo era considerado el más grande del mundo, pero actualmente sólo se conserva su círculo interior. El emperador y su familia viven en él, y sólo se abre al público en Año Nuevo y el día del cumpleaños del emperador. Rodeado por un foso, el resto del recinto está formado por parques públicos.

IMG_0280

Vista del Palacio Imperial de Japón, detrás de la estructura del puente Nijubashi construido en 1888.

IMG_0281

Una vista exterior de los muros y el foso que rodean los Jardines del Palacio Imperial.

Los parques y jardines urbanos son una de las maravillas más logradas de la cultura japonesa. El cuidadoso esmero con el que han sido diseñados y mantenidos los convierte en verdaderos remansos de paz en los cuales uno puede refugiarse del paso tan acelerado que caracteriza a las ciudades del país.

IMG_0170

Los habitantes de Tokio adoran pasear por los muchos parques y jardines que hay en la ciudad.

IMG_0171

Cuando los cerezos del jardín Shinjuko-Gyoen florecen en primavera, nadie quiere perderse el espectáculo.

IMG_0282

El elegante salón de té Nakajima parece flotar sobre el estanque del jardín de Hama situado en la desembocadura del Sumida.

Las calles de Tokio, siempre repletas de gente y de febril actividad, son el mejor escenario para poder conocer la cultura de uno de los centros urbanos más poblados del mundo, con unos 35 millones de habitantes, de los cuales 22 millones se desplazan diariamente en sus 136 líneas de tren.

IMG_0303

Una esquina cualquiera en Ginza, una de las áreas más exclusivas de Tokio.

IMG_1811

Las calles comerciales que se encuentran alrededor de la estación de Shibuya son un hervidero de jóvenes a toda hora.

IMG_6582

Una avenida del barrio de Shinjuko en Tokio, con el típico metro elevado al fondo de la foto.

NIKKO

El sacerdote Shodo Shonin cruzó el río Daiya hacia el monte Nantai hace más de 1200 años con la intención de fundar el primer templo en Nikko. No tardó mucho tiempo para que el lugar se convirtiera en un famoso centro budista sintoísta. El jefe guerrero Tokugawa Ieyasu emplazó allí su futuro mausoleo Tosho-gu, en el cual dejó reflejado todo el poder y la riqueza de su clan. Nikko es desde entonces un símbolo de esplendor. A partir de ese momento, el complejo creció incorporando muchos otros monumentos, entre los que destaca el santuario Taiyuin-byo, que es el mausoleo del poderoso Tokugawa Iemitsu, el tercer sogún. El enorme complejo de Nikko ha sido declarado en su totalidad como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es, sin duda, uno de los lugares más hermosos de Japón.

IMG_0620

El puente Shinkyo sobre el río Daiya construido en el lugar por donde, según la leyenda, Shodo Shonin cruzó sobre dos serpientes.

IMG_5116

Karamon es la puerta más pequeña del santuario de Tosho-gu y da acceso al interior del mismo.

IMG_0588

Vista lateral de la fachada interior del santuario de Tosho-gu en Nikko.

IMG_0621

El rinzo de Tosho-gu contiene una biblioteca de sutras, o escrituras budistas.

IMG_0622

Este es el campanario del santuario de Taiyuin-byo, mausoleo del tercer sogún Tokugawa Iemitsu en Nikko.

IMG_0624

La puerta Yashamon del santuario Taiyuin-byo tiene una capa dorada y cuatro estatuas del guerrero guardián Yasha.

IMG_0566

Barriles de sake envueltos en paja y simétricamente ordenados en uno de los santuarios de Nikko.

KAMAKURA

El interesante pueblo costero de Kamakura fue la capital administrativa de Japón de 1185 a 1333. Situado a menos de una hora de tren desde Tokio, es muy fácil llegar a él y vale la pena hacerlo. Cuenta con 19 santuarios sintoístas y 65 templos budistas, entre los que se hallan los dos monasterios zen más antiguos del país. Siempre ha sido muy frecuentado por escritores y artistas, por lo que tiene un ambiente bohemio. Uno de los lugares más populares entre los visitantes es el santuario Hachiman-gu. Para acceder a él se avanza entre dos estanques de nenúfares. No obstante, el monumento más visitado de Kamakura es la estatua de bronce al aire libre de Amida Buda, que es la segunda estatua de Buda más grande de Japón y data del año 1252. Sus proporciones están intencionalmente distorsionadas de manera que, vista de frente, parezca proporcionada.

IMG_0625

El santuario de Hachiman-gu en el pueblo costero de Kamakura está consagrado al dios de la guerra.

IMG_0626

El Gran Buda de Kamakura, o Daitbutsu, ha sobrevivido inmutable a siglos de desastres naturales.

KIOTO

La riqueza histórica y la fuerza espiritual de Kioto convierten a está ciudad en un verdadero arsenal de la cultura japonesa. No sería posible conocer Japón sin recorrer sus callejones y perderse en los alrededores de su antigua capital imperial. Fundada en 794, Kioto evolucionó como una fusión de diversas influencias: la de la corte imperial y la nobleza, la de los samuráis que introdujeron el budismo zen y la ceremonia del té, la de los mercaderes y tejedores de seda. No fue hasta el año 1869, durante el período Edo, que perdió su capitalidad, por lo que su impacto en la cultura de todo el país ha sido trascendental. La ciudad ha estado siempre íntimamente vinculada con la naturaleza que la envuelve. Limita con las montañas y muchos de sus más gloriosos jardines y templos se hallan en ellas o en la base de las mismas. Asimismo, el río Kamogawa que la atraviesa ha sido testigo y protagonista de cada una de sus glorias y desventuras.

IMG_0675

La pagoda Yasaka tiene cinco plantas y es lo único que queda del templo budista que había en ese lugar.

El antiguo distrito de Gion, donde se encuentra el encantador barrio de las geishas, es uno de los exponentes más claros de lo que fue un día la cultura medieval de Japón. La intimidad de sus callejas y sus edificios de madera poseen una magia inigualable.

IMG_0824

Caminar por las callejuelas adoquinadas del barrio de Gion en Kioto es como hacer un viaje en el tiempo.

IMG_0825

Las calles Ninenzaka y Sannenzaka en el distrito de Gion son ambas Patrimonio de la Humanidad.

IMG_0822

Tres monjes caminan lentamente por las calles del barrio de Gion en la antigua Kioto.

Las geishas son animadoras profesionales, cuyos conocimientos de las artes tradicionales, exquisitos modales y destreza verbal las han convertido desde el siglo XVII en un elemento esencial del universo de fantasías del hombre japonés. En la ciudad de Kioto, ellas prefieren llamarse geiko, que significa “hija de las artes”. Las maiko son aprendizas de geisha y su vestimenta lleva un quimono interior con cuello bordado que cambian más tarde por uno blanco cuando se convierten en verdaderas geiko.

IMG_0814

Un grupo de jóvenes maiko, aprendizas de geisha, haciéndose fotos en las calles de Gion.

IMG_0815

Otra foto de las maiko, que son un fenómeno exclusivo de la ciudad de Kioto.

IMG_0821

Dos jóvenes japoneses aprovechan la oportunidad para hacerse un selfie con las maiko en el barrio de Gion.

IMG_0807

Dos bellas maiko a la entrada de un edificio en el distrito de Gion.

En la ciudad de Kioto existen más de mil templos y santuarios, muchos de los cuales han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La belleza y dimensiones de algunos de ellos sorprenden al visitante. A continuación ustedes podrán observar varios de los más renombrados.

IMG_1159

El Pabellón Dorado, o Kinkaku-ji, revestido de pan de oro, está entre los más famosos de Japón.

IMG_1160

El Pabellón Plateado, o Ginkaku-ji, nunca llegó a tener su revestimiento final de plata debido a la Guerra de Onin.

IMG_0998

Ryozen Kannon es un monumento conmemorativo a los soldados japoneses caídos en la Segunda Guerra Mundial.

IMG_1304

Entrada principal de la avenida de toriis rojos del santuario Fushimi Inari-Taisha, situado al sur de Kioto.

IMG_1335

El interior de la avenida de toriis rojos, todos donados por hombres de negocios de Japón al santuario de Fushimi.

IMG_0997

La puerta de dos plantas del santuario de Yasaka se encuentra en el barrio de Gion en Kioto.

IMG_1480

El santuario sintoísta de Heian-Jingu fue diseñado como una imitación del primer Palacio Imperial de Kioto y es uno de los más grandes de la ciudad.

IMG_1481

El puente Taihei-katu, o Hashidono, se halla en el jardín del santuario de Heian-Jingu y aparece en la película “Memorias de una geisha”.

IMG_5311

El templo Kiyomiso-dera en Kioto tiene más de mil años de antigüedad y es uno de los símbolos de la ciudad.

IMG_5313

La terraza o mirador del pabellón principal del templo de Kiyomiso-dera es una obra maestra de ebanistería.

IMG_5439

Vista interior del hermoso templo budista Shoren-in de la ciudad de Kioto.

IMG_5469

El interior minimalista del templo Shoren-in es un buen ejemplo de lo mejor del gusto nipón.

IMG_5470

Dos jóvenes japonesas, vestidas de forma tradicional, oran en el templo Shoren-in.

IMG_5500

Una pareja vestida al estilo tradicional japonés en los jardínes del templo Tenryu-ji en Arashiyama.

IMG_1194

Conjunto de esculturas de Buda en piedra en el distrito de Arashiyama en la ciudad de Kioto.

A pesar de no poseer fortificaciones tan majestuosas como las de otros castillos japoneses, el Castillo de Nijo destaca de manera especial por la elaborada ornamentación de sus interiores y por sus llamados suelos de ruiseñor, diseñados para que al caminar la madera emitiera un sonido parecido al piar de los pájaros que permitiera sorprender a los intrusos. Construido como un símbolo del poderío del sogunato, fue precisamente en este castillo donde en 1867 el último sogún Tokugawa se rindió ante el emperador Meijí.

IMG_1302

La puerta Karamon, del período Momoyama, es la que da entrada al complejo del Castillo de Nijo.

IMG_1133

Vista del pequeño foso y del muro exterior del Castillo de Nijo en la ciudad de Kioto.

NARA

Nara se transformó en una de las ciudades más espléndidas de Asia muy poco después de su fundación en el año 710. Llegó a convertirse en el centro espiritual del budismo y en el destino más oriental de la Ruta de la Seda. Todavía hoy conserva muchas de sus antiguas edificaciones y constituye un verdadero remanso de paz. Por la ciudad merodean con total libertad más de mil doscientos ciervos sika, que son considerados allí mensajeros de los dioses. El más célebre de todos sus monumentos es el templo Todai-ji, que es Patrimonio de la Humanidad y además está considerado el edificio de madera más grande del mundo. El mismo alberga la famosa estatua del Gran Buda de Nara, que data del año 752, tiene 16 metros de altura y es la más grande de todo Japón.

IMG_5826

La pequeña ciudad de Nara está repleta de interesantes templos y santuarios.

IMG_5852

Los ciervos, que se encuentran por todas partes en Nara, custodian la entrada del templo del Gran Buda.

IMG_5856

El complejo del templo Todai-ji fue declarado en su integridad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

IMG_5866

Para crear la imponente estatua del Gran Buda de Nara fue necesario fundir cientos de toneladas de bronce, mercurio y cera vegetal.

Hasta aquí ha llegado nuestra visita a Japón. Espero que haya resultado del agrado de todos. Los dejaré con esta imagen del monte Fuji, uno de los símbolos de este hermoso país, visto desde el shinkansen, o tren-bala japonés, corriendo a toda velocidad.

IMG_6191

El monte Fuji, el más alto de todo el país, es un atractivo cono volcánico y constituye un símbolo de Japón.

Nos encontraremos muy pronto en algún nuevo destino para continuar este viaje que hemos iniciado juntos, y espero que dure por mucho tiempo. Como siempre, les doy las gracias por acompañarme una vez más.

Hasta la vista, amigos.

MADEIRA, UN PARAÍSO EN EL ATLÁNTICO

El archipiélago de Madeira, formado por las islas habitadas de Madeira y Porto Santo, y las no habitadas, conocidas como Islas Desiertas, es un paraíso atlántico subtropical de origen ígneo, perteneciente a Portugal. Está situado a unos 1000 kilómetros de Lisboa y a poco más de 600 kilómetros de Marruecos. Su intrigante belleza y la constante suavidad de su clima han atraído a un gran número de visitantes europeos a lo largo de su historia. Algunos de ellos han sido verdaderas celebridades, tales como la emperatriz Sissi, el emperador Carlos I de Austria y el ex Primer Ministro británico Winston Churchill.

MADEIRA

IMG_0001

Una de las casas triangulares típicas de Madeira en la localidad de Santana.

La capital de Madeira es Funchal, la única verdadera ciudad de la isla. Es en ella donde se encuentran la mayor parte de los museos, edificios gubernamentales, hoteles, tiendas y restaurantes del archipiélago. Su puerto natural atrajo a los portugueses ya desde el siglo XV. Por ese motivo, su núcleo histórico está repleto de sólidas fortalezas y hermosas mansiones, con patios sombreados y balcones de hierro forjado, que miran siempre al mar.

IMG_0002

La Plaza Municipal de Funchal y el edificio del Ayuntamiento.

IMG_0003

El Museo de Arte Sacro de Funchal se encuentra también en la Plaza Municipal.

La Sé, su antigua catedral, es uno de los escasos edificios en toda la isla que se mantiene inalterable desde los tiempos de la colonización portuguesa. Alrededor del año 1490, el rey Manuel I de Portugal envió a Madeira al arquitecto Pero Anes para que se encargara de diseñarla. La construcción de la misma finalizó en 1514.

IMG_0004

La catedral gótica-manuelina de Funchal es uno de los edificios más visitados de Madeira.

Por su indiscutible aire de antigua grandeza, por la animada vida de sus muchos cafés y por lo empinado de sus bonitas calles adoquinadas, Funchal es también conocida como “la pequeña Lisboa”.

IMG_0005

El Palacio de San Lorenzo es una fortificación del siglo XVI.

IMG_0006

El edificio del Banco de Portugal y la estatua de João Goncalves Zarco se encuentran en el centro de la ciudad.

IMG_0007

Los cafés al aire libre abundan en el centro de Funchal.

IMG_0008

La avenida Arriaga es una de las principales arterias de la ciudad.

El barrio antiguo de Funchal es un laberinto de viejas casas de pescadores, muchas de las cuales han sido convertidas en restaurantes y galerías de arte, mientras que en el centro se hallan la mayor parte de los edificios históricos y las boutiques más elegantes. Las distintas zonas de la ciudad se encuentran unidas por la Avenida do Mar, que es un largo paseo marítimo.

IMG_0009

El barrio antiguo de Funchal está repleto de encantadores rincones como éste.

IMG_0010

Las pequeñas plazas comerciales del centro son muy visitadas por los habitantes de Funchal.

IMG_0012.JPG

Vista lateral del edificio de la Asamblea Legislativa Regional.

IMG_0013

El famoso Mercado dos Lavradores es el más importante de Madeira.

IMG_0014

Una vista del edificio del Ayuntamiento de Funchal desde la azotea de la Iglesia del Colegio de los Jesuitas.

IMG_0015.JPG

El Fuerte de São Tiago fue construido en 1614 para proteger a la ciudad del ataque de los corsarios.

IMG_0016

Vista de la exuberante naturaleza de Madeira con el histórico hotel Belmond Reid’s Palace al fondo.

IMG_0017

Estatua de Sissi, Emperatriz de Austria, en el centro de Funchal.

IMG_0018

Vista parcial de la ciudad desde la Fortaleza do Pico del siglo XVIII.

El bellísimo Jardín Botánico de Madeira, que se encuentra en Funchal, es una verdadera joya de la jardinería. Fue abierto al público en el año 1960 y en él se muestran ejemplares procedentes de todos los rincones del mundo. Sus diferentes secciones presentan un rico contraste de estanques y bosques silvestres con otras áreas repletas de variedades de flores exóticas dispuestas en diseños de perfecta armonía.

IMG_0086.JPG

Vista del puerto desde uno de los miradores del Jardín Botánico de Funchal.

IMG_0019

Una visita a este bellísimo jardín es obligatoria para todo aquel que visite Madeira.

Desde que fue construida una línea de ferrocarril a finales del siglo XIX para permitir que los viajeros de los transatlánticos pudieran subir desde Funchal hasta lo alto de la colina de Monte, ésta se ha convertido en una visita obligatoria para todo aquel que visite Madeira. Ahora la subida a la colina se lleva a cabo en un moderno teleférico. Las vistas del puerto y de la ciudad son espectaculares desde allí, y la visita al Jardim do Monte y la iglesia de Nossa Senhora do Monte, patrona de la isla, son un paseo ineludible.

IMG_0020

La iglesia de Nuestra Señora del Monte vigila desde lo alto la ciudad.

El Jardín Tropical Monte Palace es un lugar apacible donde pasear y sentir el aire puro de la naturaleza en la cima de la ciudad de Funchal. Diseñado en 1894, sus laberintos de senderos, puentes, cascadas y fuentes constituyen un remanso de paz. Ocupa siete hectáreas de un valle, y tiene varias zonas dedicadas especialmente a la flora de Madeira y Suráfrica. El mismo incluye también un hermosísimo jardín oriental, con plantas y estructuras típicas de Japón y China. La Fundación Bernardo, que patrocina el jardín, tiene como lema la protección y la defensa del medioambiente. El jardín cuenta además con el Museo Monte Palace, un bonito espacio de exposiciones de tres plantas.

IMG_0210

Vista parcial del lago central del Jardín Tropical Monte Palace.

IMG_0021

En este magnífico jardín se celebran también las culturas orientales.

IMG_0022

Estos guerreros multicolores representan la aventura de los portugueses en Japón.

Los parques y las flores se hallan por todas partes en Madeira. El Parque de Santa Catarina se encuentra justamente frente al puerto de Funchal y es aquí donde se celebran los conciertos y festivales que tanto abundan en la ciudad.

IMG_0023

El Parque de Santa Catarina posee unas vistas encantadoras de la bahía de Funchal.

IMG_0024

Estatua de Cristóbal Colón en el Parque de Santa Catarina.

IMG_0025

La capilla de Santa Catarina que se encuentra en el parque del mismo nombre.

Como la isla de Madeira no cuenta con verdaderas playas de arena, las piscinas naturales de agua salada se encuentran por todas partes para el disfrute tanto de sus habitantes como de los turistas.

IMG_0026

Las piscinas de agua salada son muy comunes en Madeira debido la ausencia de playas de arena en la isla.

IMG_0027

La piscina natural de un club en Porto do Moniz, localidad situada en el extremo noroeste de la isla.

Algo sumamente pintoresco y que fascina a todos aquellos que visitan la ciudad de Funchal es la esmerada decoración artística de las puertas de las casas en la ciudad antigua; en especial, las de la calle Santa María, donde absolutamente todas las puertas están decoradas con gran esmero.

IMG_0029

Todas las puertas de la calle Santa María en el barrio antiguo están artísticamente decoradas.

IMG_0030

La originalidad de los artistas resulta realmente sorprendente.

IMG_0031

Los temas de las puertas van desde historias infantiles hasta edificios célebres de Funchal.

IMG_0032

En algunos casos los dibujos de las puertas de las casas reflejan la ideología de sus habitantes.

IMG_0033

Hay puertas cuyas imágenes exhiben una cualidad casi fotográfica.

IMG_0034

Tras esta puerta casi seguramente vive algún músico de la ciudad.

Pero para descubrir las verdaderas maravillas de la isla Madeira el viajero necesita aventurarse más allá de su capital. A fin de cuentas, esta isla ha sido famosa desde hace varios siglos por sus fértiles campos, el encanto rural de sus pequeños pueblos costeros y las impresionantes vistas que pueden ser alcanzadas únicamente desde los altos picos de sus elevadas montañas. Sólo después de visitar el interior de la isla y emprender algunos de los recorridos que nos permiten llevar a cabo sus famosas levadas (acequias), podemos comprender del todo esta tierra y la naturaleza un tanto austera pero amable de sus habitantes.

IMG_0028

Nubes bajas en Cámara de Lobos, un bonito puerto pesquero situado a las afueras de Funchal.

IMG_0035

El bonito pueblo de São Vicente en el norte de la isla.

IMG_0036

El pueblo Curral das Freiras visto desde el mirador de Eira do Serrado.

IMG_0155.JPG

El apacible encanto de los pueblos costeros de Madeira invita a quedarse en ellos para siempre.

IMG_0141

La imponente Penha del Águia, una roca de 590 metros de altura que separa a Porto da Cruz de Faial.

IMG_0037

Los paisajes costeros de Madeira son verdaderamente extraordinarios.

IMG_0038

Otra vista del Atlántico desde lo alto de un monte.

IMG_0039

La naturaleza en Madeira a veces ofrece imágenes que parecen de otro mundo.

IMG_0040

Desde las altas montañas del centro de la isla las nubes quedan a nuestros pies.

IMG_0046

Desde el Pico do Arieiro, a 1.810 metros de altura, se puede apreciar el interior montañoso de la isla.

PORTO SANTO

A sólo 37 kilómetros al noroeste de Madeira, está situada la isla de Porto Santo. Su espectacular playa de arena de 9 kilómetros de largo recorre toda la costa sur de la isla. Es difícil substraerse a su enorme encanto porque es uno de los últimos paraísos perdidos que por alguna razón casi milagrosa ha escapado a la invasión del turismo masivo.

IMG_0046

La isla de Porto Santo vista desde el Atlántico.

IMG_0041

Vila Baleira, capital de la isla de Porto Santo, con el Pico do Castelo al fondo.

Además de su playa, el lugar de mayor importancia histórica en la isla es la Casa de Cristóbal Colón en Vila Baleira, situada tras la iglesia de Nossa Senhora da Piedad. En el museo que alberga la casa se ilustran muchos datos acerca de la vida de Colón, y contiene mapas, pinturas y grabados de gran interés. En Porto Santo Colón conoció a Filipa Moniz, la hija del también genovés Bartolomeu de Perestrelo, con la que se casó en 1479 y quien murió poco después de dar a luz a su hijo.

IMG_0042

La casa de Cristobal Colón en Vila Baleira fue restaurada por el 500 Aniversario del descubrimiento de América.

IMG_0043

Los habitantes de Madeira van a Porto Santo en busca de lo único que no tienen en su isla: una playa verdadera.

IMG_0044

El apodo de “Isla Dorada” con el que se conoce a Porto Santo hace justicia a este lugar paradisíaco.

IMG_0045

Las arenas doradas de la playa de Porto Santo se extienden interminables ante la mirada.

Terminamos aquí nuestra visita a estas bellas islas portuguesas. Nos despedimos de Portugal, al menos por el momento. Espero que hayan disfrutado con este recorrido.

Nuestro próximo encuentro será en el Lejano Oriente, pero no les diré en qué lugar por anticipado. En esta ocasión, preferiría sorprenderlos si eso fuera posible.

Muchas gracias por continuar ahí.

Hasta pronto, amigos.

 

LISBOA: LA GRAN DAMA DEL FADO

Lisboa, la capital de Portugal, está situada en la orilla norte del estuario del Tajo, solamente a diecisiete kilómetros del océano Atlántico. El enorme terremoto del año 1775 destruyó la ciudad casi totalmente, por lo que su centro histórico, repleto de elegantes calles planificadas a la perfección, data del siglo XVIII. En las colinas que rodean la Baixa, o Barrio Bajo, las angostas calles del Barrio Alto y de Alfama completan la personalidad de la ciudad.

Desde la época de gloria vivida por Portugal como cabecera del comercio mundial después de los descubrimientos, Lisboa ha sido siempre un puerto muy importante. La Plaza del Comercio, frente al Tajo, conocida también como la Terreiro do Paco, debido a que ese espacio albergó el palacio real durante cuatrocientos años, es un testimonio del estrecho vínculo que existe entre la ciudad y su larga historia marítima.

IMG_0255.JPG

La Plaza del Comercio es el símbolo de Lisboa.

IMG_0257

Otra vista de la enorme Plaza del Comercio.

IMG_0265.JPG

Transportarse en los tranvías de Lisboa es siempre una experiencia muy agradable.

La reconstrucción de la Baixa, tras el terremoto, constituye uno de los primeros ejemplos de planificación urbanística de Europa. El área es muy dinámica y está llena de plazas hermosas. Sobresale la Plaza Rossio, con sus dos bellas fuentes, que es un verdadero centro en la vida social de los lisboetas debido a sus muchos cafés, restaurantes y pastelerías; y además, por hallarse en ella el Teatro Nacional. Destacan más adelante la Plaza de los Restauradores, con su hermoso obelisco que conmemora la independencia de España presidiendo la Avenida de la Libertad. En esta avenida se encuentran construcciones tan magníficas como el bellísimo Palacio Foz o el monumento erigido a los caídos en la Primera Guerra Mundial.

IMG_2770

Este obelisco, erigido en la Plaza de los Restauradores, conmemora la independencia del país frente a España.

IMG_0018

El magnífico Palacio Foz construido por el arquitecto italiano Francesco Fabri.

IMG_0013

El monumento a los caídos en la Primera Guerra Mundial se encuentra en la Avenida de la Libertad.

IMG_2745

La hermosa Plaza Rossio es una de las más destacadas de Portugal.

IMG_0031

Una de las dos fuentes que presiden la Plaza Rossio en Lisboa.

La Plaza de Figueira fue otra plaza diseñada como parte del proyecto de reconstrucción del Marqués de Pombal para que fuera el mercado principal de la ciudad. En ella se puede apreciar en la actualidad la estatua ecuestre de João I, realizada por Leopoldo de Almeida en el año 1971. Resulta llamativo el incontable número de palomas que descansan casi siempre sobre su pedestal.

IMG_2644

La Plaza de Figueira con su estatua de João I en el centro.

Lisboa es también una ciudad repleta de vistas panorámicas y parques en los que se puede descansar de los ruidos que son propios de los grandes centros urbanos. Un buen ejemplo de ello lo constituyen los jardines del Parque Eduardo VII. Las vistas de la capital portuguesa desde allí son verdaderamente impresionantes.

IMG_0007.JPG

Vista de los jardines del Parque Eduardo VII hasta la Plaza del Marqués de Pombal.

Otro lugar privilegiado para captar imágenes memorables de la ciudad es el Mirador de Santa Lucía, situado en la parte alta de Alfama, barrio fascinante en el cual nació nada menos que el fado lisboeta, la expresión más conocida de la música portuguesa a nivel internacional.

IMG_0105.JPG

Los típicos tejados rojos del barrio de Alfama.

IMG_2782

Otra vista de Lisboa desde una terraza de Portas do Sol.

IMG_2788

Un tranvía pasando frente al Museo de Artes Decorativas que se encuentra en el Palacio Azurara.

IMG_2653

Vista de las torres de la Sé, la magnífica catedral de Lisboa, con el río Tajo al fondo.

Dentro de las maravillas de Alfama se hallan las ruinas del Castelo de São Jorge. El rey Alfonso Henriques convirtió la ciudadela de la colina en residencia oficial de los reyes portugueses en 1147. Luego, en el año 1511, Manuel I mandó a edificar un lujoso palacio en el lugar donde se encuentra ahora la Plaza del Comercio y el castillo pasó a tener otros usos; entre otros, sirvió como depósito de armas, prisión e incluso como teatro. Después de la última reconstrucción iniciada en 1938, es posible subir a sus torres y pasear por sus murallas para disfrutar de algunas de las más espectaculares vistas de Lisboa.

IMG_2674

Vista del Castillo de San Jorge bajo la luz del atardecer.

IMG_0059.JPG

Las angostas calles de Santa Cruz que se hallan dentro de las murallas del castillo de San Jorge.

IMG_0076.JPG

Entre estas viejas callejuelas del barrio de Alfama nació el fado.

La ciudad cuenta también con innumerables museos de enorme prestigio internacional. Entre ellos destacan las envidiables colecciones del Museo Calouste Gulbenkian, el Museo Nacional de Arte Antiguo y el Museo Nacional de Azulejos.

MUSEO NACIONAL DE AZULEJOS

Por su importancia y originalidad, admirar esta colección resulta indispensable para todo aquel que visite Lisboa. Doña Leonor, la viuda del rey João II, fundó el Convento da Madre de Deus de estilo manuelino hacia el año 1509. El mismo fue restaurado durante el reinado de João III en el estilo renacentista. Más tarde, con  João V se acabó por añadir la decoración barroca. Los diferentes claustros del convento sirven de marco perfecto al museo. En sus diversas salas se recorre toda la historia del azulejo desde la época árabe hasta el siglo XX.

IMG_0221

Un mosaico contemporáneo del Museo Nacional de Azulejos en Lisboa.

IMG_0146.JPG

Resulta curioso que eran los artesanos y no los artistas quienes decoraban los azulejos en el siglo XVII.

IMG_0204

Las salas están ordenadas cronológicamente, comenzando por los azulejos árabes hasta llegar al siglo XX.

IMG_0195

Un bonito azulejo mostrando una escena bíblica.

IMG_0176.JPG

Algunos azulejos representando temas mitológicos forman parte también de la colección.

MUSEO CALOUSTE GULBENKIAN

El buen gusto del magnate petrolero Calouste Gulbenkian hizo posible esta colección que está considerada como una de las mejores de Europa. El legado del multimillonario permitió abrir las puertas del museo en 1969. El mismo se encuentra situado dentro de un hermoso parque, lo cual facilita que sus salas sean iluminadas con luz natural. A continuación se encuentra una selección de algunas de sus obras más relevantes.

IMG_0376

Escultura de un niño de Jean-Baptiste Pigalle en el Museo Calouste Gulbenkian.

IMG_0384

El óleo sobre lienzo Barcos de Claude Monet.

IMG_0390.JPG

La obra Pompas de Jabón de Edouard Manet.

IMG_0392.JPG

Retrato de Madame Claude Monet del pintor Pierre-Auguste Renoir.

IMG_0399

Autorretrato de Edgar Degas.

IMG_0382

El espejo de Venus, una obra de Sir Edward Burne-Jones.

IMG_0403.JPG

La escultura de Apolo de Jean-Antoine Houdon.

IMG_0407

Primavera: homenaje a Jean Goujon del artista Alfred-Auguste Janniot.

IMG_0401.JPG

Libélula del maestro francés del art nouveau y la joyería moderna René Lalique.

Varios de los lugares más interesantes de Lisboa están en el Barrio Alto, el cual constituye por tradición la zona bohemia de la ciudad. Diseñado a finales del siglo XVI, es una de las áreas más pintorescas de la capital portuguesa. Por sus bonitas calles adoquinadas, repletas de bares, casas de fado y pequeños mercados, pululan tanto portugueses como extranjeros a toda hora, por lo que están siempre muy animadas. Es importante recordar que la visita a este barrio no será completa si no se admiran las espectaculares vistas de Lisboa y del Tajo que sólo pueden obtenerse desde el famoso Mirador de San Pedro de Alcántara. Sin duda alguna, están entre las mejores de toda la ciudad.

IMG_0510.JPG

Vista de la ciudad desde el Barrio Alto.

IMG_0530.JPG

Lisboa vista desde el mirador de San Pedro de Alcántara.

IMG_0539.JPG

Las escaleras llenas de restaurantes que bajan del Barrio Alto son una imagen típica de la ciudad.

Chiado es, por el contrario, un área de boutiques, comercios elegantes y cafés tradicionales. Antiguo refugio de intelectuales, poetas y escritores, se ha convertido con el paso del tiempo en el distrito comercial por excelencia. El famoso Café Brasileira de 1920, con su fachada art nouveau, es todo un clásico y sentarse en él para saborear un buen café mirando pasar la vida es un asunto de honor.

IMG_0133.JPG

Los azulejos de esta fachada de 1864 representan las alegorías de la Ciencia, la Agricultura, la Industria y el Comercio.

IMG_0125.JPG

Uno de los muchos animados cafés en el bohemio barrio de Chiado.

Pero Lisboa es también una ciudad moderna. Basta con acercarse a la estación de metro diseñada por el arquitecto español Santiago Calatrava, que fue construida para la Exposición Universal en Lisboa, y luego recorrer algunas de las instalaciones realizadas para dicho evento para darnos cuenta de esa modernidad.

IMG_0419

La estación de metro del arquitecto español Santiago Calatrava construida para la Exposición Universal en Lisboa.

IMG_0418

El interior de la estación de metro de Calatrava en la zona de Oriente en Lisboa.

BELÉM

Una visita a Belém es absolutamente ineludible. Las pasadas glorias marítimas de Portugal están muy presentes en las extraordinarias edificaciones y monumentos que se encuentran en este sitio, entre las cuales destacan el majestuoso Monasterio de los Jerónimos, el Palacio Cor de Rosa, el Monumento a los Descubrimientos y la Torre de Belém. Es importante conocer también el Museo Nacional de Coches, el Museo Nacional de Arqueología, la Plaza del Imperio y la Plaza de Albuquerque. Uno no puede perderse tampoco la Antigua Confitería de Belém, un café del siglo XIX donde se venden los deliciosos pasteles de Belém, cuya receta secreta nadie ha logrado descubrir hasta la fecha.

IMG_0309.JPG

El impresionante Monasterio de los Jerónimos en Belém es uno de los lugares más visitados de Lisboa.

IMG_0314.JPG

La Torre de Belém fue construida por encargo de Manuel I entre los años 1515 y 1521.

IMG_0336

La torre estaba más alejada de la costa, pero luego se ganó terreno al río y ahora se halla mucho más cerca.

IMG_0312.JPG

El Monumento a los Descubrimientos se levantó en 1960 por el 500 aniversario de la muerte de Enrique el Navegante.

FÁTIMA

El Santuario de Fátima es un importante lugar de peregrinación únicamente comparable con Lourdes en Francia y Santiago de Compostela en España. Una visita a esta hermosa basílica neobarroca, flanqueada por estatuas de santos y con una torre de sesenta y cinco metros de altura, es una experiencia sumamente interesante y muy fácil de llevar a cabo desde Lisboa debido a su gran proximidad. Lo más impresionante de la misma es apreciar la fe de los cientos de penitentes que se aproximan al templo de rodillas y ver los miles de velas que se encienden en la explanada que hay frente a la basílica, cuyas enormes dimensiones duplican las de la Plaza de San Pedro en Roma.

IMG_0051

El Santuario de Fátima con la impresionante basílica neobarroca en el centro.

IMG_0060

La nave y el altar central de la basílica de Fátima.

Aquí finalizamos nuestro recorrido esta vez. Como siempre, muchas gracias por acompañarme. Espero que lo hayan disfrutado tanto como yo.

Nuestro próximo encuentro tendrá lugar muy pronto. Aunque continuaremos en Portugal, estaremos ya muy lejos de Lisboa. La cita será en Funchal, la ciudad capital del paradisíaco archipiélago de Madeira.

Hasta luego, amigos.

ESTAMBUL, UNA CIUDAD ENTRE DOS MUNDOS

La bella Estambul, dividida por el estrecho de Bósforo que une el mar Negro con el mar de Mármara, está situada justamente en el punto de encuentro de dos continentes: el europeo y el asiático. Es por eso que una parte de esta ciudad está en Europa, mientras que la otra se encuentra en Asia. Esa particular dualidad geográfica y cultural se pone de manifiesto en todos los aspectos de su vida, por lo que a lo largo de su historia nunca ha cesado de debatirse entre esos dos mundos que conforman su rica y compleja identidad.

LA MEZQUITA NUEVA

Las barrios más importantes de la ciudad son el del Bazar, Sultanahmet, Beyoglu y el Serrallo. La inmensa mayoría de los monumentos, mezquitas, iglesias, museos, palacios, baños turcos y bazares de Estambul están localizados en estas áreas.

IMG_0002

La Mezquita Nueva que se encuentra frente al puente Gálata data del siglo XVII.

La Mezquita Nueva, cuya construcción finalizó bajo el mandato de la madre del sultán Mehmet IV en el siglo XVII, es una de las primeras imágenes que nos viene a la mente cuanto pensamos en el puerto de Eminonu, pues ella lo corona. Este ajetreado puerto ocupa un lugar prominente en el intenso ritmo de la ciudad. De sus muelles parten la mayoría de los transbordadores que parten desde Estambul hacia un sinfín de destinos, incluidos los que llevan a cabo el conocido recorrido por el estrecho de Bósforo. En él se origina también el puente Gálata que atraviesa la desembocadura del Cuerno de Oro que está considerado como el puerto natural más grande del mundo.

IMG_2200.JPG

El patio de abluciones de la Mezquita Nueva que domina el paseo marítimo de Eminonu.

LA TORRE GÁLATA

Beyoglu está situado en la colina del mismo nombre y se halla al otro lado del llamado Cuerno de Oro. Es uno de los barrios más populares de Estambul y ha sido tradicionalmente el hogar de los extranjeros. Está dominado por la torre Gálata, una torre circular de sesenta y dos metros de alto, con tejado cónico, que fue construida por los genoveses como parte del conjunto de sus fortificaciones en el año 1348. Durante muchos años la misma fue empleada para detectar desde lo alto los incendios en la ciudad.

IMG_0019

La torre Gálata situada en el barrio de Beyoglu construida en 1348.

Posteriormente la torre Gálata fue destinada al turismo lo cual ha sido una bendición para los visitantes y amantes de la fotografía. Desde ella se pueden obtener las vistas panorámicas más impresionantes de la ciudad.

IMG_0025

Vistas de la ciudad de Estambul desde lo alto de la torre Gálata.

IMG_0044

La entrada al Cuerno de Oro vista desde la torre Gálata.

EL GRAN BAZAR

El Gran Bazar fue fundado en 1453 por Mehmet II y es uno de los lugares más típicos de la ciudad. Siempre abarrotado y bastante ruidoso, es a toda hora el centro de la más frenética actividad comercial. Este laberinto de callejuelas cubiertas por bóvedas cuidadosamente pintadas y repleto mercancías provenientes de todas partes del mundo, refleja como ninguna otra cosa la simbiosis entre lo asiático y lo europeo que es tan característica de Estambul. Es posible acceder a él por varias puertas, pero las dos más utilizadas son la de Beyazit y la de Nuruosmaniye.

IMG_0343.JPG

La puerta de Beyazit es una de las principales entradas del Gran Bazar.

IMG_0341.JPG

El Gran Bazar de Estambul se caracteriza por su febril actividad.

IMG_0335.JPG

Una de las típicas tiendas de lámparas en el interior del Gran Bazar.

EL BAZAR EGIPCIO

No menos importante es el Bazar Egipcio, o de las Especias, mucho más manejable que el Gran Bazar por el hecho de ser más pequeño. Se construyó en el año 1660 y tradicionalmente se le ha asociado con la venta de especias, aunque su oferta es en realidad mucho más variada. Se encuentra prácticamente al frente de la Mezquina Nueva y fue edificado como parte del mismo conjunto. Las callejuelas que lo rodean están impregnadas del espíritu de la vieja ciudad. En ellas siempre hay tiempo para sentarse a tomar un té o comer algo mientras se escuchan las bocinas de los barcos que parten del puerto de Eminonu.

IMG_2204

La entrada principal de Misir Carsisi, el Bazar Egipcio o Bazar de las Especias.

IMG_2213.JPG

Los puestos del Bazar Egipcio ofrecen especias, hierbas, mieles y muchos otros productos.

LA BASÍLICA DE SANTA SOFÍA

En Sultanahmet, separados únicamente por la enorme plaza que da nombre a este barrio de Estambul, se encuentran colocados frente a frente dos de los monumentos más destacados de esta ciudad: la basílica de Santa Sofía y la Mezquita Azul. Muy cerca de ellos se hallan también los restos de lo que fuera durante mil años el Hipódromo de Bizancio y la famosa basílica de la Cisterna.

IMG_0382

La basílica de Santa Sofía es uno de los más grande logros arquitectónicos del mundo.

La basílica de Santa Sofía, o de la Santa Sabiduría, tiene más de mil cuatrocientos años y fue la más importante de todo Bizancio. Diseñada como un espejo terrenal del Paraíso, su interior intenta transmitir a los hombres el encanto celestial. Está considerada como uno de los logros más grandes de la arquitectura mundial. Fue construida sobre dos iglesias más antiguas en el año 537 durante el reinado del emperador Justiniano. Los otomanos la convirtieron en una mezquita en el siglo XV, agregándole sus alminares y fuentes. El exterior tuvo que ser reforzado para que pudiese soportar el peso de la estructura, por lo que no es posible ver con claridad su forma original. Los terremotos le han causado también daños en varias ocasiones. Su enorme cúpula tiene 56 metros de altura.

IMG_0443

Los prominentes medallones caligráficos del interior de Santa Sofía.

IMG_0486

Vista parcial de la imponente nave interior de la basílica.

IMG_0502.JPG

Parte superior de la Puerta Imperial de Santa Sofía de Estambul.

El interior de Santa Sofía alberga varios mosaicos figurativos verdaderamente espléndidos. Entre ellos sobresalen el mosaico de la Deesis, otro donde aparece la Virgen con el emperador Juan II Comneno y la emperatriz Irene y uno mostrando a Cristo flanqueado por el emperador Constantino IX y la emperatriz Zoe. En el ábside de la basílica se puede apreciar también un mosaico de la Virgen con el Niño en muy buen estado de conservación.

IMG_0457.JPG

Algunos de los más preciados tesoros de Santa Sofía están sobre sus paredes interiores.

IMG_0453

El hermoso mosaico de la Deesis que se encuentra en la galería sur.

IMG_0465.JPG

Mosaico de la Virgen con el emperador Juan II Comneno y la emperatriz Irene.

IMG_0467.JPG

Mosaico de Cristo con el emperador Constantino IX y la emperatriz Zoe.

IMG_0482

Este mosaico de la Virgen con el Niño domina el ábside de la basílica.

IMG_0475

Vista desde la basílica de Santa Sofía hacia la Mezquita Azul que aparece en el fondo.

LA MEZQUITA AZUL

La Mezquita Azul es tal vez uno de los edificios religiosos más renombrados del mundo. Fue construida por el arquitecto Mehmet Aga por encargo del sultán Ahmet I entre los años 1609 y 1616. Debe su nombre al color de los azulejos de Iznik que tan espléndidamente decoran su interior. Cuando fue terminada, la elegancia de la mezquita con sus seis alminares, fue considerada por muchos como un sacrilegio por intentar competir con la arquitectura de la Meca.

IMG_0688

La Mezquita Azul debe su nombre a los azulejos de Iznik que decoran su interior.

IMG_0703.JPG

El patio de la Mezquita Azul con la fuente de las abluciones al centro.

LA MEZQUITA DE SÜLEYMANIYE

La mezquita más venerada de Estambul es la de Süleymaniye, o de Solimán el Magnífico. La misma fue construida entre los años 1550 y 1557 sobre las bases del antiguo palacio de Eski Saray mirando con orgullo al Cuerno de Oro. Koca Mimar Sinán, el arquitecto imperial que la construyó, fue traído a Estambul como prisionero desde la región de Anatolia a causa de la costumbre de apresar jóvenes cristianos una vez al año para educarlos en el palacio. Acabó convirtiéndose en una celebridad. Cuando murió dejó el enorme legado creativo de más de doscientos edificios y ciento treinta mezquitas en Turquía.

IMG_0714.JPG

El hermoso patio de la Mezquita de Suleymaniye, la más importante de Estambul.

IMG_0734

El bellísimo interior de la Mezquita de Suleymaniye.

LA FUENTE DE AHMET III

Estambul es también una ciudad repleta de hermosas fuentes, pero la más bella de todas es la de Ahmet III. Ésta tuvo la suerte de sobrevivir la deposición violenta del sultán, pues la inmensa mayoría de los monumentos construidos durante su reinado, que fue conocido por todos como el período del Tulipán, fueron destruidos de inmediato.

IMG_0402.JPG

Una de las cuatro fachadas de la fuente de Ahmet III, la más bella de Estambul.

EL PALACIO TOPKAPI

El Palacio Topkapi fue construido por mandato de Mehmet II poco después de la conquista de Constantinopla con el objetivo de ser utilizado como su residencia principal. La edificación se llevó a cabo entre 1459 y 1465, y fue concebido como un conjunto de pabellones unidos por varios patios. Sirvió como cede del Gobierno hasta el siglo XVI. Abdul Mecid I, el último de sus residentes imperiales, estuvo viviendo en Topkapi hasta 1853. Sin embargo, el palacio no fue convertido en el interesante museo que es en la actualidad hasta el año 1924.

IMG_0511.JPG

La entrada principal del Palacio Topkapi.

IMG_0514

Una de las dependencias que conforman el laberinto del harén.

IMG_0551

Vista parcial exterior de otro de los edificios del complejo.

El laberinto de dependencias que conformaban el harén donde vivían las esposas y concubinas del sultán es una de las grandes joyas de Topkapi. La belleza de sus estancias interiores y el misterio de las intrigas que las mismas encerraron en el pasado han impregnado su ambiente hasta nuestros días.

IMG_0561

La biblioteca de Ahmet III en el palacio Topkapi fue erigida en 1719.

IMG_0582

Vista del pabellón de la Circuncisión.

IMG_0581

El pabellón de Bagdad y el balcón de Iftariye que ofrece unas vistas espléndidas de Estambul.

Los sultanes otomanos durante sus más de cuatrocientos años de reinado lograron acumular una incalculable colección de tesoros, pero en 1923 con la fundación de la República de Turquía los mismos pasaron a manos del Estado. La mayoría de los objetos expuestos actualmente en el palacio corresponden a la época más gloriosa de conquistas del Imperio Otomano que tuvo lugar durante el reinado de Selim el Severo. Entre las colecciones de mayor interés están las de cerámica y plata, armas y armaduras, vestiduras imperiales, miniaturas y manuscritos, la de relojes y la famosa colección del Tesoro. Además, es de gran importancia el pabellón del Manto Sagrado donde se guardan algunas de las reliquias más veneradas del islam.

IMG_0555

Una vista panorámica desde uno de los balcones del Palacio Topkapi.

EL MUSEO ARQUEOLÓGICO

El Museo Arqueológico cuenta también con una colección excelente de objetos clásicos y del mundo preclásico. En el mismo se encuentra el bellísimo sarcófago de Alejandro que fue descubierto por el arqueólogo Osman Hamdi Bey en la necrópolis real de Sidón en el Líbano. Esta magnífica tumba de mármol se piensa que fue construida a fines del siglo IV a.C. para el rey Abdalonimos. Se le conoce con ese nombre porque muestra la escena de la victoria de Alejandro Magno sobre los persas. En el museo se encuentran otras muchas obras de valor como la copia romana de la cabeza de Alejandro Magno de Lisipo y el elaborado mosaico de Orfeo también del período romano.

IMG_0632

Copia romana de la cabeza de Alejandro Magno de Lisipo en el Museo Arqueológico de Estambul.

IMG_0617

La tumba de mármol llamada Sarcófago de Alejandro Magno que se encuentra en el museo.

IMG_0633

Este mosaico de Orfeo data del período romano.

EL PALACIO DOLMABAHCE

El Palacio Dolmabahce fue edificado en 1856 por los arquitectos Karabet Balyan y su hijo Nikogos. El sultán Abdul Mecit lo financió con préstamos obtenidos de bancos extranjeros, ya que su construcción se llevó a cabo durante la época de decadencia del Imperio Otomano. Su enorme opulencia es evidente tanto en su exterior como en cada una de sus estancias interiores. La majestuosidad de la Puerta Imperial que era utilizada únicamente por el sultán, la elegancia de la Sala Roja donde éste recibía a los embajadores, la famosa Escalera de Cristal elaborada con cristal de Baccarat y bronce, el Salón Azul que era la sala principal del harén o el hermoso jardín Imperial son sólo algunas de las maravillas que dan testimonio del buen gusto con el que cada detalle del palacio fue concebido. Actualmente, es un museo abierto al público sólo con visitas guiadas.

IMG_0328

El jardín Imperial del Palacio Dolmabahce.

IMG_0314.JPG

La puerta Imperial y la entrada al edificio principal del Palacio Dolmabahce.

IMG_0308

El Palacio Dolmabahce está situado frente al Bósforo.

EL ESTRECHO DE BÓSFORO

Una de las cosas más agradables que uno puede hacer en Estambul es realizar un recorrido en transbordador por el Bósforo. Saliendo desde el puerto de Eminonu y antes de adentrarnos en el estrecho, es posible contemplar desde el barco todos los monumentos más relevantes de la ciudad. Poco después, uno comienza a disfrutar de los bonitos muelles que van apareciendo a ambos lados del camino, de los pintorescos pueblos de pescadores como Yenikoy, Beykoz o Anadolu Kavagi y de fortificaciones tan extraordinarias como la Fortaleza de Asia y la Fortaleza de Europa. El paseo por el Bósforo es, sin duda alguna, una de esas experiencias que resultan absolutamente inolvidables.

IMG_0082

Para comenzar el recorrido por el Bósforo se parte generalmente del agitado puerto de Eminonu.

IMG_0089

Una vista de Beyoglu dominada por la torre Gálata.

IMG_0109

Vista del Palacio Dolmabahce desde las aguas del Bósforo.

IMG_0153

La Fortaleza de Europa se encuentra en el punto más estrecho del Bósforo.

IMG_0158.JPG

Vista parcial de la fortaleza de Europa construida para la toma de Constantinopla.

IMG_0183

Los pueblos a ambos lados del Bósforo son verdaderamente pintorescos.

IMG_0188

Durante el paseo por el Bósforo es posible hacer escala en varios muelles como éste.

IMG_0244

Anadolu Kavagi es el pueblo donde se efectúa la última parada del recorrido.

IMG_0250.JPG

Vista del final del estrecho de Bósforo y el comienzo del mar Negro desde las ruinas de un fuerte bizantino.

Estambul es una ciudad rebosante de cultura y resulta realmente inagotable. En realidad, no creo que sea posible hacerle justicia en un espacio tan breve como éste; pero, aún así, espero que ustedes hayan disfrutado de nuestra visita.

Aquí decimos adiós a Turquía y debemos hacerlo al más puro estilo turco. No se me ocurre una idea mejor que invitarlos a tomar un té de manzana en uno de los atractivos cafés que abundan por todas partes en Estambul. ¿Qué les parece éste a modo de despedida?

IMG_0771

Uno de encantadores cafés de la ciudad de Estambul.

Nuestra próxima cita tendrá lugar muy lejos de aquí; nos encontraremos exactamente en el extremo opuesto del continente europeo. Los esperaré sentado tal vez en otro bonito café, pero en esa ocasión estaremos visitando la vieja y hermosa Lisboa, capital de Portugal y del fado.

Muchas gracias por acompañarme en este viaje.

Hasta la vista, amigos.

LA COSTA TURCA DEL EGEO

La región del Egeo en Turquía cuenta con un rico pasado que abarca más de cinco milenios de Historia. Muchos pueblos, pero especialmente los griegos y los romanos, dejaron en ella su huella inconfundible a través de los siglos. No podemos olvidar que la mayor parte del territorio turco perteneció al Imperio Romano de Oriente y era la zona conocida como Asia Menor. Todas esas influencias heredadas continúan presentes aún en la actualidad y deslumbran por igual a visitantes y turcos. Quizá por esa razón casi un tercio de la población del país se concentra en la llamada Costa del Egeo.

IMG_1757

Vista parcial del puerto de Kusadasi en Turquía al final de la tarde.

Los complejos turísticos del Mediterráneo turco, como Bodrum, Marmaris y Kusadasi, cuentan con magníficas instalaciones, una animada vida nocturna y excelente comunicación por mar con algunas de las islas griegas. El animado puerto de Kusadasi, en particular, está a solamente hora en barco de Vathy, la capital de Samos, y eso lo convierte en el punto de entrada preferido por muchos visitantes provenientes de Grecia que desean conocer las cercanas las ruinas de Éfeso.

IMG_2021

El fuerte genovés del siglo XIV que preside el puerto de Kusadasi.

ÉFESO

La ciudad en ruinas de Éfeso es uno de los conjuntos arqueológicos más relevantes del mundo occidental. Fundada por Lisímaco, el sucesor de Alejandro Magno, en el siglo IV a.C, se convirtió bajo el dominio romano en el puerto más importante del mar Egeo. Sin embargo, su posterior decadencia se produjo precisamente como resultado de la gradual sedimentación del mismo puerto que la había lanzado a la gloria.

En ese mismo emplazamiento había existido con anterioridad una ciudad griega que llegó a ser muy famosa como centro del culto a la diosa Cibeles alrededor del año 1000 a.C. y de la cual no queda nada.

IMG_1777

La avenida de la Bahía que conduce a las ruinas del teatro de Éfeso.

IMG_1761

Vista del teatro de Éfeso erigido en la ladera del monte Pión.

IMG_1782

El teatro impresiona por sus dimensiones y buen estado de conservación.

De todos los restos arqueológicos de la ciudad de Éfeso es indudable que el más espectacular es la Biblioteca de Celso. La misma fue construida por el cónsul Gayo Julio Aquila para su padre entre los años 114 y 117 a.C. El estado de conservación de su fachada casi nos permite sentir que estamos viajando en el tiempo. A pesar de los muchísimos daños causados en ella por los pueblos godos y por el terremoto que estremeció la ciudad en el año 1000, todavía al verla es posible imaginar lo que fue su grandeza.

IMG_1855.JPG

La biblioteca de Celso es la joya más preciada de las ruinas de Éfeso.

IMG_1848

La biblioteca fue construida por Gayo Julio Aquila entre 114 y 117 a.C.

IMG_1799

Las estatuas de los nichos representan a las diosas Areté, Ennoia, Episteme y Sofía.

Además de la célebre biblioteca, destacan el enorme teatro, edificado durante el período helénico y renovado más tarde por los romanos; la avenida de los Curetes, con sus mármoles y elegantes columnas; el templo de Adriano, erigido en 123 d.C. para conmemorar la visita del emperador y cuyos relieves aún pueden ser apreciados por los visitantes; pero, en especial, son destacables los bellos murales y mosaicos restaurados de las casas privadas de las familias adineradas de Éfeso, hoy convertidas en un interesante museo.

IMG_1904.JPG

El templo de Adriano en Éfeso data del año 123 d.C.

IMG_1910

Algunos de los bien conservados relieves de la fachada del templo de Adriano.

IMG_1886

Los murales y mosaicos restaurados de las casas privadas de la ciudad.

IMG_1889

Vista interior de una de las casas pertenecientes a los ricos de Éfeso.

IMG_1926.JPG

La avenida de los Curetes era la más hermosa e importante de Éfeso.

IMG_1941

El Odeón fue edificado hacia el año 150 d.C. frente a la avenida de las Columnas.

Éfeso jugó también un rol muy significativo en el desarrollo del cristianismo. Se cree que el apóstol San Juan llevó allí a la Virgen María en el año 37 d.C, tras de la muerte de Jesús, y que ella vivió sus últimos días en una pequeña casa situada muy cerca de esa ciudad. El lugar es en la actualidad un santuario conocido como Meryemana Kultür Parki y queda solamente a ocho kilómetros de Éfeso. Es un sitio de peregrinación tanto para cristianos como para musulmanes, en especial el día 15 de agosto de cada año.

IMG_1948

La entrada de la casa de la Virgen María en Meryemana, cerca de Éfeso.

IMG_1955

La modesta casa donde se supone que María pasó sus últimos días.

SELCUK

Selcuk se encuentra en el camino hacia Éfeso. La ciudad está coronada por una ciudadela bizantina que data del siglo VI situada sobre una colina llamada Ayasoluk. La misma tiene quince torres en excelente estado de conservación y para tener acceso a ella es necesario entrar por una puerta bizantina también que se encuentra a los pies de dicha colina.

IMG_1995.JPG

La puerta bizantina de Selcuk que está a los pies de la colina de Ayasoluk.

Justamente después de cruzar esa puerta el visitante se halla ante los restos de la antigua basílica de San Juan. La misma fue construida por el emperador Justiniano en el siglo VI sobre otro santuario anterior en el cual se dice estaba la tumba del apóstol, quien pasó sus últimos años en la ciudad de Éfeso. La visita a las ruinas de la basílica resulta realmente interesante y las vistas de Selcuk desde la colina de Ayasoluk son hermosas.

IMG_1993

Las ruinas de la basílica de San Juan en la ciudad turca de Selcuk.

IMG_1972.JPG

En este lugar se supone que se hallaba la tumba del apóstol San Juan.

IMG_1985

La ciudadela bizantina de Selcuk data del siglo VI y tiene quince torres.

IMG_1982.JPG

Vista parcial de la estructura perteneciente a la basílica de la colina de Ayasoluk.

En Selcuk, aunque sólo sea por el placer de saber que un día estuvo en ese lugar, es posible visitar también los restos del Artemisión, el antiguo templo de Artemisa que fue una de las Siete Maravillas del Mundo en la Antigüedad. Lamentablemente, lo único que queda del mismo es una columna situada en medio de un prado bastante descuidado. De cualquier modo, vale la pena llegar hasta allí para dar rienda suelta a la imaginación.

IMG_1998

Lo que queda del templo de Artemisa que fue una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

IMG_1997

Ruinas de unos baños turcos en Selcuk.

IZMIR

Izmir, o Esmirna, es la ciudad más occidentalizada de toda Turquía. Tiene un profundo carácter comercial y goza de un ambiente multicultural. El perenne movimiento urbano existente en sus bulevares y arbolados paseos peatonales compite con el encanto de su largo paseo marítimo, repleto de cafés, buenos restaurantes y vida nocturna.

IMG_2022.JPG

La torre del reloj del barrio de Konak es el símbolo de la ciudad de Izmir.

La torre del reloj de Konak fue construida durante la época otomana para que los turcos se habituaran al estilo de vida europeo basado en los horarios. Es muy elegante y constituye el símbolo de la ciudad. Comparte la misma plaza con la sencilla mezquita de Konak Camii, ornamentada con azulejos de Kütahya.

IMG_2044.JPG

En esta plaza, además de la torre del reloj, se halla también la mezquita de Konak Camii.

El Asansör es un ascensor en uso del siglo XIX que está al final de la calle Darío Moreno en el antiguo barrio judío de la ciudad. La vía debe su nombre a un famoso cantante de los años sesenta que adoraba Izmir. Si uno sube en él, al llegar arriba se siente premiado por las espectaculares vistas que ofrece el restaurante que se halla en lo alto.

IMG_2070

El Asansör de Izmir es del siglo XIX y está en el distrito de Karatas.

IMG_2057

Una vista de Izmir desde el restaurante al que conduce el antiguo ascensor.

PAMUKKALE

Este lugar tan hermoso resulta absolutamente insólito en medio del paisaje natural donde se encuentra situado. Está muy cerca de la ciudad de Denizli y es uno de los lugares más visitados de Turquía.

IMG_2078.JPG

Pamukkale es al mismo tiempo una zona natural y una atracción turística.

Las impresionantes terrazas blancas de travertino de Pamukkale han fascinado al hombre desde tiempos inmemoriales. Las mismas se originaron cuando el dióxido de carbono desprendido de los manantiales de agua caliente de la montaña fue formando depósitos de piedra caliza mientras descendía por las laderas de la misma.

IMG_2146.JPG - Version 2

Sus espectaculares terrazas de travertino están entre los sitios más visitados de Turquía.

IMG_2125.JPG

Las terrazas, que permanecieron cerradas al público durante muchos años, ya han sido reabiertas.

IMG_2118

Los visitantes intentan aprovechar al máximo su visita.

Los sedimentos blancos de carbonato de calcio que han creado, uno a uno, los escalones en forma de piscinas naturales que hay sobre la meseta dieron nombre a este sitio. Pamukkale quiere decir en turco “castillo de algodón”, y es eso exactamente lo que parece esta montaña tan peculiar, un enorme castillo de algodón salido de algún cuento. Los poderes curativos de sus aguas le procuraron asimismo la fama por la cual ha sido un lugar tan apreciado desde la Antigüedad.

IMG_2154

Las gruesas capas de piedra caliza y travertino bajan como cascadas por la ladera de la montaña.

IMG_2153.JPG

Junto a las ruinas de Hierápolis, Pamukkale fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988.

IMG_2152.JPG

Pamukkale quiere decir en turco “castillo de algodón”.

IMG_2156

Sus depósitos de carbonato de calcio son los que dan al lugar ese color blanco deslumbrante.

HIERÁPOLIS

Fueron precisamente las aguas termales de Pamukkale las que convirtieron a Hierápolis en un famoso balneario en la época helenística. Sus aguas ricas en minerales y el placer de poder descansar ante sus blancas terrazas atrajeron a visitantes desde todos los confines conocidos. Fue fundada con Pamukkale a sus pies por Éumenes II, rey de Pérgamo, y cedida más tarde a Roma en 133 a.C. Destruida por un terremoto posteriormente, fue reconstruida de nuevo y alcanzó su máximo esplendor hacia el año 200 d.C. Luego, en el siglo VI, quedó parcialmente sumergida por el agua y los depósitos de travertino, y entró en declive.

IMG_2162

Las ruinas de la antigua ciudad de Hierápolis están localizadas en lo alto de Pamukkale.

De las ruinas de la antigua Hierápolis destacan el hermoso teatro construido en la época de mayor gloria del balneario y el Arco de Dominiano.

IMG_2166

El impresionante teatro de Hierápolis fue construido en el año 200 a.C.

Con la imagen de esta maravilla del arte universal terminamos nuestro recorrido por la Costa del Egeo. Espero que hayan disfrutado de este segmento del viaje por Turquía.

Cuando nos encontremos de nuevo estaremos envueltos por el misterio de uno de los más grandes escenarios de la Historia: la antigua ciudad de Constantinopla. Prometo que la visita a Estambul no los dejará indiferentes.

Hasta muy pronto, amigos.

 

NÁFPLIO, EPIDAURO Y LAS ISLAS ARGO-SARÓNICAS

El Peloponeso, esa enorme península unida al continente europeo por el istmo de Corinto, es la semilla de la cual brotó el Estado griego moderno. Por eso fue precisamente en Náfplio, la más encantadora de sus ciudades, donde se estableció entre 1829 y 1834 la primera capital de la Grecia libre.

NÁFPLIO

Con sus impresionantes castillos, sus pavimentos de mármol y su homogénea arquitectura neoclásica, la elegancia sin par de esta pequeña ciudad deja maravillado a todo el que la visita. Surgió en el siglo XIII y fue objeto de toda clase de asedios durante las incesantes luchas entre Venecia y Turquía por el control de los puertos de la región. Ocupa el lado norte de una península del golfo de Argos y está protegida por la isla fortificada de Bourtsi y por las fortalezas de Acronauplia y Palamedes.

IMG_0853

Bourtsi, la isla fortificada que es un símbolo de Náfplio.

Bourtsi, ubicada al norte del muelle de Náfplio, protegió durante años la única entrada navegable de la bahía, que podía ser cerrada con una cadena extendida que iba desde esta isla fortificada hasta la misma ciudad.

IMG_0869

El relieve del león de San Marcos en la entrada de Acronauplia.

Acronauplia era el lugar donde se encontraba la ciudad bizantina y cuenta con las ruinas de cuatro castillos. El barrio medieval que se encuentra en la parte oeste de la ciudad es el resultado de la segunda ocupación veneciana. Lo más significativo que perdura es el relieve del siglo XV del león de San Marcos en la entrada y el llamado castillo de los Griegos que en la actualidad alberga la torre del reloj.

IMG_0937

Vista de Acronauplia, emplazamiento de la ciudad bizantina y medieval de Náfplio.

Palamedes es una gran ciudadela veneciana construida entre 1711 y 1714 para defender a la ciudad del ataque de los turcos, pero cayó en manos otomanas tras un breve asedio en el año 1715, apenas un año después de haber sido terminada. Es el complejo de este tipo más grande de toda Grecia. Desde sus ruinas se puede disfrutar de vistas incomparables de la ciudad y de sus alrededores.

IMG_0953

Panorámica de Náfplio desde la escalera de novecientos noventa y nueve escalones que sube a Palamedes.

IMG_0976

Una de las áreas interiores de la ciudadela de Palamedes en Náfplio.

IMG_0989

Otra vista interior de la enorme ciudadela veneciana de Palamedes.

En Náfplio destacan la catedral de Agios Geórgios, que fue originalmente una mezquita construida durante la primera ocupación otomana, así como algunas fuentes que datan de la segunda ocupación. También es importante visitar el Museo Arqueológico por su exhibición de objetos premicénicos procedentes de varios yacimientos locales y, muy especialmente, por las peculiares figuras votivas femeninas de Micenas que datan de 2300 a.C. Asimismo, resulta de interés el Museo de Arte Popular que está dedicado al arte textil.

IMG_1027

Una encantadora callejuela de Náfplio a la caída de la tarde.

Cerca de la ciudad, a tan sólo cuatro kilómetros, se halla el manantial de Cánatos, el antiguo Amymone, en el que, según cuenta la leyenda, se bañaba Hera todos los años para renovar su virginidad.

IMG_0929

Hermoso atardecer en el muelle de Náfplio.

EPIDAURO

El santuario de Epidauro, que fue un famoso centro religioso y terapéutico en la antigüedad dedicado al dios sanador Asclepio, es más conocido por su grandioso teatro diseñado por Policleto el Joven a finales del siglo IV a.C. Famoso en todo el mundo por su acústica casi perfecta, el mismo atrae no sólo a cientos de turistas interesados en someter a prueba sus cualidades vocales, sino también a grupos de teatro profesionales que ponen en escena sus obras durante el festival estival de teatro clásico que se celebra en él anualmente.

IMG_0899

El teatro de Epidauro en el Peloponeso.

El teatro de Epidauro tiene la única orquesta circular de la antigüedad que aún se conserva. Rodeando a ésta y orientada hacia el norte se encuentra la cavea, de ciento catorce metros de ancho, que está dividida en bloques de treinta y seis escaleras. Las treinta y cuatro primeras filas datan del siglo IV a.C. y son originales, mientras que las veintiuna de más arriba fueron adicionadas posteriormente por los romanos.

IMG_0884

Epidauro cuenta con la única orquesta circular que se conserva de la antigüedad.

IMG_0881

La acústica del famoso teatro de Epidauro es casi perfecta.

En las extensas ruinas del santuario de Asclepio todavía pueden apreciarse restos de algunos de sus antiguos monumentos, suspendidos en medio de la abrumadora belleza del paisaje griego.

IMG_0907

Vista de una sección de las ruinas del santuario de Asclepio.

LAS ISLAS ARGO-SARÓNICAS

Este grupo de islas se encuentra situado muy próximo a Atenas. Por tal razón, no sólo se hallan siempre repletas de atenienses en busca de sus exuberantes paisajes llenos de pinares, campos de pistachos y bahías de aguas cristalinas, sino que cada una de ellas forma parte de la propia historia de esa ciudad.

HIDRA

IMG_1122

El pintoresco puerto de Hidra.

IMG_1121

Las mulas son el único medio de transporte permitido en la isla de Hidra.

IMG_1176

Vista del puerto de Hidra desde lo más alto del pueblo.

IMG_1158

Una vista parcial del puerto de Hidra desde el mar.

Egina, Hidra, Poros, Salamina y Spétses son todas muy especiales, pero el enorme desarrollo social y cultural de las Argo-Sarónicas, que tuvo lugar principalmente debido a las riquezas obtenidas a través del comercio marítimo, es más fácil de apreciar en la belleza arquitectónica de Hidra o en las casas señoriales y los edificios públicos de Egina, en la que destaca el templo dórico de Afaya. En el caso de Poros, al estar separada del Peloponeso solamente por un estrecho canal, apenas uno tiene la impresión de estar fuera de dicha península a pesar de su gran encanto. En cualquier caso, con independencia de sus individualidades, todas las islas de este grupo poseen algo en común: su distintivo aire cosmopolita que nos recuerda su enorme proximidad con Atenas.

EGINA

IMG_1737

El puerto de Egina en el golfo Sarónico.

IMG_1757

El apacible puerto de Egina bajo la luz del atardecer.

IMG_1830

El monasterio de Agios Nektarios en la isla de Egina es un importante centro de peregrinación.

IMG_1802

El templo dórico de Afaya en la isla de Egina formaba parte en la Antigüedad del triángulo sagrado formado por éste, el tempo de Poseidón en Sunio y el Partenón de la Acrópolis de Atenas.

Desde este hermoso lugar tan cercano y unido simbólicamente a la ciudad que nos sirvió como punto de partida en nuestro recorrido por Hellas, nos despedimos de este cálido y maravilloso país.

Les agradezco su fiel compañía hasta este punto y aprovecho para recordarles que el viaje no termina aquí. De hecho sólo acaba de comenzar. Nuestro próximo encuentro será en Turquía, en la región conocida como la Costa del Egeo.

Hasta entonces, amigos.

CINCO PERLAS DEL EGEO: SYMI, PATMOS, SAMOS, SKIÁTHOS Y SKÓPELOS

Esparcidas frente a la costa de Turquía, las islas del Dodecaneso y del Noroeste Egeo son las más meridionales de Grecia. Ambos grupos poseen una diversidad natural sin par que alterna los verdes valles con las montañas rocosas, las cuevas con los fiordos y hermosas playas con pintorescos puertos deportivos. Pero no solamente la naturaleza pone de manifiesto esa enorme variedad, sino también sus innumerables monumentos históricos. Desde la ciudad amurallada de los Caballeros de Rodas hasta el impresionante monasterio de San Juan en Patmos o la enorme escultura del filósofo Pitágoras que preside el puerto de Pythagóreio en Samos, todo nos recuerda la riqueza cultural e histórica de esta sorprendente región del Mediterráneo.

IMG_1256

El bellísimo puerto de Symi con sus casas neoclásicas.

SYMI

A poca distancia de Rodas y muy cerca de la costa de Asia Menor se encuentra localizada Symi, una pequeña isla que cuenta con una de las zonas portuarias más bellas de Grecia: Gialós. La misma está rodeada de casas neoclásicas e iglesias que han sido construidas en la ladera de una colina dando al conjunto la apariencia de un anfiteatro lleno de luz y color.

IMG_1255

La llegada a la isla de Symi es una experiencia inolvidable.

La torre del reloj que se alza al lado este del muelle data de 1884. Es junto a él que atracan los cruceros y transbordadores.

IMG_1254

La vieja torre del reloj es un símbolo del puerto de Symi.

Gialós está unida por una carretera y trescientos setenta y cinco peldaños de mármol a Chorió, la ciudad alta. Ésta última es un laberinto callejuelas y casas típicas. Symi cuenta con algunos pequeños museos y varias iglesias de interés. La iglesia de Megáli Panagía encierra un importante icono del Juicio Final de finales del siglo XVI pintado por Geórgios Klontzás. Pero el monumento más visitado de la isla es Moní Taxíarchi Michaïl Panormití, a tres kilómetros de Symi capital, un famoso lugar de peregrinaje de los marinos griegos.

IMG_1257

Gialós es una de las zonas portuarias más bonitas de Grecia.

IMG_1252.JPG

Las casas multicolores del puerto de Symi construidas en las laderas de las colinas.

PATMOS

La isla de Patmos, considerada por muchos como la Jerusalén del Egeo, cobró su importancia religiosa desde la llegada del apóstol San Juan en el año 95 d.C. y con la posterior fundación en Chora del monasterio que lleva su nombre, uno de los más ricos e influyentes de Grecia. Con sus torres y contrafuertes parece un castillo de leyenda.

La belleza natural de la isla compite con el misterio de su atmósfera apacible. Desde que uno arriba al puerto de Skála, lugar al que llegan los cruceros y transbordadores, pero también el sitio donde vive la inmensa mayoría de sus habitantes, se respira enseguida un aire de distinción y elegancia. Llena de tiendas, cafés y restaurantes, ésta es la zona más animada de toda la isla.

IMG_1374

Vista del puerto de Skála desde lo alto de Chora.

Desde Skála se puede subir por carretera o por un viejo camino empedrado hasta Chora para dar un paseo por sus tranquilas callejuelas, visitar algunos de sus muchos monasterios, capillas cristiano-ortodoxas y, por supuesto, el famoso monasterio de San Juan que corona el conjunto. Las vistas desde allí son impresionantes y resultan realmente inolvidables.

IMG_1392

La puerta de entrada del monasterio de San Juan en la isla de Patmos.

IMG_1395.JPG

Uno de los patios interiores del monasterio de San Juan en Patmos.

IMG_1412

Otra perspectiva de uno de los patios interiores del monasterio de San Juan.

A mitad de camino en la bajada desde Chora hacia Skála se encuentra la iglesia de Agia Anna que data de 1090. En su interior se encuentra la cueva del Apocalipsis, en la cual se dice que San Juan tuvo las visiones que lo llevaron a dictarle a Prócoro, su discípulo, el libro de la Revelación. En ella se puede ver la piedra sobre la cual se supone que el libro fue escrito, e incluso la marca en la roca donde se cree que San Juan reposaba su cabeza mientras dictaba. Además, hay unos iconos del santo que datan de 1596 y una hendidura en la roca, aún visible en la actualidad, a través de la cual se cuenta que San Juan oyó la voz de Dios.

IMG_1442.JPG

La fachada de la iglesia de Agia Anna en cuyo interior se encuentra la cueva del Apocalipsis.

El mayor centro de veraneo de la isla de Patmos es Gríkos, situado en una preciosa bahía que ha sido denominada recientemente como la más bella del mundo. La misma tiene un playa de guijarros y está repleta de tabernas, instalaciones para deportes acuáticos y pequeñas barcas de pesca. No obstante, en realidad, la mejor playa de la isla es Psilí Ammos con una larga franja de arena fina y extensas dunas.

IMG_1452

Una vista de la hermosa bahía de Gríkos al fondo, entre las dos colinas.

IMG_1457

La bahía de Gríkos es el centro de veraneo más importante de la isla de Patmos.

IMG_1468

Una de las playas que se hallan en la bahía de Gríkos.

IMG_1476

Otra imagen en la que puede apreciarse la apacible belleza de Gríkos.

SAMOS

La isla de Samos era ya una potencia marítima en el siglo VII a.C., pero después de la caída de Bizancio sus habitantes huyeron de la furia de los piratas y quedó desierta hasta que fue repoblada nuevamente en el año 1562 por el almirante otomano Kilic. Durante el siglo XIX se enriqueció con la navegación y el tabaco. Samos pasó a formar parte de Grecia en 1912.

Vathy, también llamada Samos al igual que la isla, es su capital. La vitalidad de la ciudad se pone de manifiesto principalmente en su puerto. Es cerca de él donde se encuentran la mayor parte de las tiendas, restaurantes, bares y cafés que animan la vida tanto de los visitantes como de los propios isleños.

IMG_1529

La plaza principal de Vathy con el simbólico león en el centro.

Ano Vathy se encuentra en lo alto, ajena totalmente al ajetreo turístico del extenso bazar situado en la zona portuaria donde se halla la Baja Vathy. La parte alta es la más tranquila y encantadora de Samos. Desde allí arriba se pueden contemplar las más espléndidas vistas panorámicas de la ciudad.

IMG_1555.JPG

Vista de la ciudad y el puerto de Samos desde lo alto de Ano Vathy.

IMG_1568

La arquitectura típica del barrio alto de Vathy.

IMG_1571.JPG

Otra foto de la pintoresca arquitectura de Ano Vathy.

IMG_1581

Una hermosa vista de la ciudad de Samos, Vathy, desde el barrio alto.

Es de destacar el Museo Arqueológico de Samos. El mismo contiene objetos de sumo interés arqueológico. Entre ellos destaca, en primer lugar, la mayor escultura de la antigua Grecia: un kourós de mármol del año 580 a.C. que tiene cinco metros de altura y está dedicado al dios Apolo. Además, entre otras muchas cosas, el museo cuenta con una colección de ofrendas votivas que está considerada como una de las más importantes de Grecia.

IMG_1534

El enorme kourós dedicado a Apolo que se encuentra en el Museo Arqueológico de Samos.

Kokkári es un pueblo encantador construido sobre dos promontorios. Sus dos playas pedregosas resultan perfectas para los surfistas y su colorido paseo marítimo, lleno de tabernas y cafés frente al Egeo, merece una visita y es una garantía de diversión para los amantes de la vida nocturna.

IMG_1630.JPG

Un recodo florido del encantador pueblo de Kokkári en Samos.

IMG_1632

Esta bonita playa de Kokkári es la más fotografiada de toda la isla.

IMG_1655

Otra vista de Kokkári en la isla de Samos.

Pithagóreio debe su nombre al filósofo Pitágoras, nacido en el año 580 a.C. Siempre ha sido un importante destino turístico. Sin embargo, además de disfrutar de sus playas vale la pena visitar también la iglesia de la Metamorfosis, así como las ruinas de los baños romanos que se encuentran en el extremo oeste del pueblo, donde todavía se pueden ver algunas portadas en excelente estado de conservación.

IMG_1677

La escultura de Pitágoras en Pithagóreio, la segunda ciudad de la isla de Samos.

IMG_1685

El puerto de Pithagóreio está siempre repleto de barcas y tiene una febril actividad.

IMG_1697

Una vista parcial de la extensa playa de Pithagóreio en la isla de Samos.

Las islas del archipiélago de las Espóradas, situadas en la parte norte del Egeo, destacan tanto por su enorme verdor como por sus aguas cálidas y cristalinas. Se pusieron de moda durante los años sesenta y setenta cuando decenas de ricos y famosos comenzaron a aproximarse a sus costas en yates de lujo, deslumbrados por lo hermoso de sus paisajes y sus playas desiertas. Aunque en la actualidad no constituyen ya lugares tan exclusivos, continúan maravillando a todo aquél que las visita. Skiáthos y Skópelos son en la actualidad dos de las islas más visitadas de Grecia. En el año 2007, después de ser evaluadas junto a un gran número de otras islas para el rodaje de la película Mamma Mia, ambas resultaron elegidas como las locaciones principales del film, lo cual ha incrementado aún más su popularidad.

SKIÁTHOS

La isla de Skiáthos es uno de los destinos más codiciados en el norte del Egeo. A pesar del acelerado crecimiento del turismo, ésta conserva su encanto y ha logrado preservar sus paisajes. La capital de la isla es un enorme entramado de casas con tejados rojos ubicadas en un sinfín de callejuelas empedradas y laberínticas, donde abundan los restaurantes, bares, cafés y un gran número de bonitas iglesias y elegantes boutiques. La vida se centra en su hermoso paseo marítimo, siempre repleto de yates y epicentro de su febril actividad. La ciudad de Skiáthos tiene dos puertos separados por el islote de Bourtsi, donde una antigua fortaleza, actualmente convertida en centro cultural, acoge exposiciones, conciertos y obras de teatro, así como el Festival de Danza del Egeo. El islote está presidido por una estatua de Aláxandros Papadiamántis, el famoso novelista griego, cuya casa, hoy un interesante museo, puede ser visitada también a tan sólo unos pasos de allí. La belleza y la atmósfera cosmopolita de Skiáthos cautivan de inmediato a los visitantes.

IMG_3281

Vista de Skiáthos desde lo alto del mirador donde se encuentra la torre del reloj.

IMG_1508

Otra vista de Skiáthos hacia el islote de Bourtsi que separa al puerto viejo del nuevo.

IMG_3099

El puerto viejo de la ciudad siempre repleto de yates y pequeñas barcas de pescadores.

IMG_1071

El puerto de Skiáthos, donde se rodó una de las escenas de la película Mamma Mia, visto desde el mar.

IMG_1724

Al fondo se encuentra la colina donde está el mirador de la torre del reloj, vista aquí desde el islote de Bourtsi.

IMG_1591

La playa de Vromolimnos es una de las más populares entre los jóvenes en Skiáthos.

SKÓPELOS

La isla de Skópelos, la más verde de todas las islas griegas, es un verdadero regalo a nuestros sentidos. Es importante destacar que, a pesar de su proximidad con Skiáthos, ésta no se ha rendido todavía al turismo y sigue conservando su espíritu isleño y un tanto rural. Su capital es en realidad un pueblo que exhibe con orgullo sus riquezas y cuyo ritmo predecible parece casi premeditado. Sus bonitas calles adoquinadas ascienden partiendo del puerto para formar un intrincado conjunto de casas pintorescas y encantadoras iglesias, desde las que resulta posible contemplar unas vistas maravillosas que luego nos acompañarán para siempre. Un penetrante olor a mieles y frutos frescos impregna cada rincón de Skópelos y constituye en sí mismo una promesa del estrecho contacto que el visitante tendrá con la naturaleza mientras permanezca en esta isla repleta de pinos, famosa en la Antigüedad por sus vinos y en nuestros tiempos por la extraordinaria calidad de sus frutos, la transparencia del mar en sus playas y lo exuberante de sus paisajes.

IMG_1091

El puerto principal de Skópelos, la más verde de las islas griegas.

IMG_1142

Esta es la roca donde se encuentra la capilla de Agios Ioannis sto Kastri que aparece en la película Mamma Mia.

IMG_1387

El puerto de Skópelos visto desde lo alto de la ciudad.

IMG_1413

Otra vista de Skópelos tomada desde el muelle principal del puerto.

IMG_2887

La semi-desierta playa de Velóna, situada detrás de la bahía de Stáfylos..

IMG_3017

Con esta vista del pueblo de Glóssa en lo alto y del pequeño puerto de Loutráki, nos despedimos de Skópelos.

Estamos acercándonos al final de nuestro recorrido por el Egeo. Sólo nos queda una última parada para decir adiós a este extraordinario país. En la próxima visita nos detendremos en su primera capital, cantaremos con la perfecta acústica de un antiguo teatro encantado y nos despediremos de esta tierra llena de magia desde algunas de sus islas más hermosas.

Muchas gracias por acompañarme una vez más.

Hasta pronto, amigos.