Archivo de la etiqueta: Curral das Freiras

MADEIRA, UN PARAÍSO EN EL ATLÁNTICO

El archipiélago de Madeira, formado por las islas habitadas de Madeira y Porto Santo, y las no habitadas, conocidas como Islas Desiertas, es un paraíso atlántico subtropical de origen ígneo, perteneciente a Portugal. Está situado a unos 1000 kilómetros de Lisboa y a poco más de 600 kilómetros de Marruecos. Su intrigante belleza y la constante suavidad de su clima han atraído a un gran número de visitantes europeos a lo largo de su historia. Algunos de ellos han sido verdaderas celebridades, tales como la emperatriz Sissi, el emperador Carlos I de Austria y el ex Primer Ministro británico Winston Churchill.

MADEIRA

IMG_0001

Una de las casas triangulares típicas de Madeira en la localidad de Santana.

La capital de Madeira es Funchal, la única verdadera ciudad de la isla. Es en ella donde se encuentran la mayor parte de los museos, edificios gubernamentales, hoteles, tiendas y restaurantes del archipiélago. Su puerto natural atrajo a los portugueses ya desde el siglo XV. Por ese motivo, su núcleo histórico está repleto de sólidas fortalezas y hermosas mansiones, con patios sombreados y balcones de hierro forjado, que miran siempre al mar.

IMG_0002

La Plaza Municipal de Funchal y el edificio del Ayuntamiento.

IMG_0003

El Museo de Arte Sacro de Funchal se encuentra también en la Plaza Municipal.

La Sé, su antigua catedral, es uno de los escasos edificios en toda la isla que se mantiene inalterable desde los tiempos de la colonización portuguesa. Alrededor del año 1490, el rey Manuel I de Portugal envió a Madeira al arquitecto Pero Anes para que se encargara de diseñarla. La construcción de la misma finalizó en 1514.

IMG_0004

La catedral gótica-manuelina de Funchal es uno de los edificios más visitados de Madeira.

Por su indiscutible aire de antigua grandeza, por la animada vida de sus muchos cafés y por lo empinado de sus bonitas calles adoquinadas, Funchal es también conocida como “la pequeña Lisboa”.

IMG_0005

El Palacio de San Lorenzo es una fortificación del siglo XVI.

IMG_0006

El edificio del Banco de Portugal y la estatua de João Goncalves Zarco se encuentran en el centro de la ciudad.

IMG_0007

Los cafés al aire libre abundan en el centro de Funchal.

IMG_0008

La avenida Arriaga es una de las principales arterias de la ciudad.

El barrio antiguo de Funchal es un laberinto de viejas casas de pescadores, muchas de las cuales han sido convertidas en restaurantes y galerías de arte, mientras que en el centro se hallan la mayor parte de los edificios históricos y las boutiques más elegantes. Las distintas zonas de la ciudad se encuentran unidas por la Avenida do Mar, que es un largo paseo marítimo.

IMG_0009

El barrio antiguo de Funchal está repleto de encantadores rincones como éste.

IMG_0010

Las pequeñas plazas comerciales del centro son muy visitadas por los habitantes de Funchal.

IMG_0012.JPG

Vista lateral del edificio de la Asamblea Legislativa Regional.

IMG_0013

El famoso Mercado dos Lavradores es el más importante de Madeira.

IMG_0014

Una vista del edificio del Ayuntamiento de Funchal desde la azotea de la Iglesia del Colegio de los Jesuitas.

IMG_0015.JPG

El Fuerte de São Tiago fue construido en 1614 para proteger a la ciudad del ataque de los corsarios.

IMG_0016

Vista de la exuberante naturaleza de Madeira con el histórico hotel Belmond Reid’s Palace al fondo.

IMG_0017

Estatua de Sissi, Emperatriz de Austria, en el centro de Funchal.

IMG_0018

Vista parcial de la ciudad desde la Fortaleza do Pico del siglo XVIII.

El bellísimo Jardín Botánico de Madeira, que se encuentra en Funchal, es una verdadera joya de la jardinería. Fue abierto al público en el año 1960 y en él se muestran ejemplares procedentes de todos los rincones del mundo. Sus diferentes secciones presentan un rico contraste de estanques y bosques silvestres con otras áreas repletas de variedades de flores exóticas dispuestas en diseños de perfecta armonía.

IMG_0086.JPG

Vista del puerto desde uno de los miradores del Jardín Botánico de Funchal.

IMG_0019

Una visita a este bellísimo jardín es obligatoria para todo aquel que visite Madeira.

Desde que fue construida una línea de ferrocarril a finales del siglo XIX para permitir que los viajeros de los transatlánticos pudieran subir desde Funchal hasta lo alto de la colina de Monte, ésta se ha convertido en una visita obligatoria para todo aquel que visite Madeira. Ahora la subida a la colina se lleva a cabo en un moderno teleférico. Las vistas del puerto y de la ciudad son espectaculares desde allí, y la visita al Jardim do Monte y la iglesia de Nossa Senhora do Monte, patrona de la isla, son un paseo ineludible.

IMG_0020

La iglesia de Nuestra Señora del Monte vigila desde lo alto la ciudad.

El Jardín Tropical Monte Palace es un lugar apacible donde pasear y sentir el aire puro de la naturaleza en la cima de la ciudad de Funchal. Diseñado en 1894, sus laberintos de senderos, puentes, cascadas y fuentes constituyen un remanso de paz. Ocupa siete hectáreas de un valle, y tiene varias zonas dedicadas especialmente a la flora de Madeira y Suráfrica. El mismo incluye también un hermosísimo jardín oriental, con plantas y estructuras típicas de Japón y China. La Fundación Bernardo, que patrocina el jardín, tiene como lema la protección y la defensa del medioambiente. El jardín cuenta además con el Museo Monte Palace, un bonito espacio de exposiciones de tres plantas.

IMG_0210

Vista parcial del lago central del Jardín Tropical Monte Palace.

IMG_0021

En este magnífico jardín se celebran también las culturas orientales.

IMG_0022

Estos guerreros multicolores representan la aventura de los portugueses en Japón.

Los parques y las flores se hallan por todas partes en Madeira. El Parque de Santa Catarina se encuentra justamente frente al puerto de Funchal y es aquí donde se celebran los conciertos y festivales que tanto abundan en la ciudad.

IMG_0023

El Parque de Santa Catarina posee unas vistas encantadoras de la bahía de Funchal.

IMG_0024

Estatua de Cristóbal Colón en el Parque de Santa Catarina.

IMG_0025

La capilla de Santa Catarina que se encuentra en el parque del mismo nombre.

Como la isla de Madeira no cuenta con verdaderas playas de arena, las piscinas naturales de agua salada se encuentran por todas partes para el disfrute tanto de sus habitantes como de los turistas.

IMG_0026

Las piscinas de agua salada son muy comunes en Madeira debido la ausencia de playas de arena en la isla.

IMG_0027

La piscina natural de un club en Porto do Moniz, localidad situada en el extremo noroeste de la isla.

Algo sumamente pintoresco y que fascina a todos aquellos que visitan la ciudad de Funchal es la esmerada decoración artística de las puertas de las casas en la ciudad antigua; en especial, las de la calle Santa María, donde absolutamente todas las puertas están decoradas con gran esmero.

IMG_0029

Todas las puertas de la calle Santa María en el barrio antiguo están artísticamente decoradas.

IMG_0030

La originalidad de los artistas resulta realmente sorprendente.

IMG_0031

Los temas de las puertas van desde historias infantiles hasta edificios célebres de Funchal.

IMG_0032

En algunos casos los dibujos de las puertas de las casas reflejan la ideología de sus habitantes.

IMG_0033

Hay puertas cuyas imágenes exhiben una cualidad casi fotográfica.

IMG_0034

Tras esta puerta casi seguramente vive algún músico de la ciudad.

Pero para descubrir las verdaderas maravillas de la isla Madeira el viajero necesita aventurarse más allá de su capital. A fin de cuentas, esta isla ha sido famosa desde hace varios siglos por sus fértiles campos, el encanto rural de sus pequeños pueblos costeros y las impresionantes vistas que pueden ser alcanzadas únicamente desde los altos picos de sus elevadas montañas. Sólo después de visitar el interior de la isla y emprender algunos de los recorridos que nos permiten llevar a cabo sus famosas levadas (acequias), podemos comprender del todo esta tierra y la naturaleza un tanto austera pero amable de sus habitantes.

IMG_0028

Nubes bajas en Cámara de Lobos, un bonito puerto pesquero situado a las afueras de Funchal.

IMG_0035

El bonito pueblo de São Vicente en el norte de la isla.

IMG_0036

El pueblo Curral das Freiras visto desde el mirador de Eira do Serrado.

IMG_0155.JPG

El apacible encanto de los pueblos costeros de Madeira invita a quedarse en ellos para siempre.

IMG_0141

La imponente Penha del Águia, una roca de 590 metros de altura que separa a Porto da Cruz de Faial.

IMG_0037

Los paisajes costeros de Madeira son verdaderamente extraordinarios.

IMG_0038

Otra vista del Atlántico desde lo alto de un monte.

IMG_0039

La naturaleza en Madeira a veces ofrece imágenes que parecen de otro mundo.

IMG_0040

Desde las altas montañas del centro de la isla las nubes quedan a nuestros pies.

IMG_0046

Desde el Pico do Arieiro, a 1.810 metros de altura, se puede apreciar el interior montañoso de la isla.

PORTO SANTO

A sólo 37 kilómetros al noroeste de Madeira, está situada la isla de Porto Santo. Su espectacular playa de arena de 9 kilómetros de largo recorre toda la costa sur de la isla. Es difícil substraerse a su enorme encanto porque es uno de los últimos paraísos perdidos que por alguna razón casi milagrosa ha escapado a la invasión del turismo masivo.

IMG_0046

La isla de Porto Santo vista desde el Atlántico.

IMG_0041

Vila Baleira, capital de la isla de Porto Santo, con el Pico do Castelo al fondo.

Además de su playa, el lugar de mayor importancia histórica en la isla es la Casa de Cristóbal Colón en Vila Baleira, situada tras la iglesia de Nossa Senhora da Piedad. En el museo que alberga la casa se ilustran muchos datos acerca de la vida de Colón, y contiene mapas, pinturas y grabados de gran interés. En Porto Santo Colón conoció a Filipa Moniz, la hija del también genovés Bartolomeu de Perestrelo, con la que se casó en 1479 y quien murió poco después de dar a luz a su hijo.

IMG_0042

La casa de Cristobal Colón en Vila Baleira fue restaurada por el 500 Aniversario del descubrimiento de América.

IMG_0043

Los habitantes de Madeira van a Porto Santo en busca de lo único que no tienen en su isla: una playa verdadera.

IMG_0044

El apodo de “Isla Dorada” con el que se conoce a Porto Santo hace justicia a este lugar paradisíaco.

IMG_0045

Las arenas doradas de la playa de Porto Santo se extienden interminables ante la mirada.

Terminamos aquí nuestra visita a estas bellas islas portuguesas. Nos despedimos de Portugal, al menos por el momento. Espero que hayan disfrutado con este recorrido.

Nuestro próximo encuentro será en el Lejano Oriente, pero no les diré en qué lugar por anticipado. En esta ocasión, preferiría sorprenderlos si eso fuera posible.

Muchas gracias por continuar ahí.

Hasta pronto, amigos.

 

Anuncios