Archivo de la etiqueta: la torre del reloj de Konak

LA COSTA TURCA DEL EGEO

La región del Egeo en Turquía cuenta con un rico pasado que abarca más de cinco milenios de Historia. Muchos pueblos, pero especialmente los griegos y los romanos, dejaron en ella su huella inconfundible a través de los siglos. No podemos olvidar que la mayor parte del territorio turco perteneció al Imperio Romano de Oriente y era la zona conocida como Asia Menor. Todas esas influencias heredadas continúan presentes aún en la actualidad y deslumbran por igual a visitantes y turcos. Quizá por esa razón casi un tercio de la población del país se concentra en la llamada Costa del Egeo.

IMG_1757

Vista parcial del puerto de Kusadasi en Turquía al final de la tarde.

Los complejos turísticos del Mediterráneo turco, como Bodrum, Marmaris y Kusadasi, cuentan con magníficas instalaciones, una animada vida nocturna y excelente comunicación por mar con algunas de las islas griegas. El animado puerto de Kusadasi, en particular, está a solamente hora en barco de Vathy, la capital de Samos, y eso lo convierte en el punto de entrada preferido por muchos visitantes provenientes de Grecia que desean conocer las cercanas las ruinas de Éfeso.

IMG_2021

El fuerte genovés del siglo XIV que preside el puerto de Kusadasi.

ÉFESO

La ciudad en ruinas de Éfeso es uno de los conjuntos arqueológicos más relevantes del mundo occidental. Fundada por Lisímaco, el sucesor de Alejandro Magno, en el siglo IV a.C, se convirtió bajo el dominio romano en el puerto más importante del mar Egeo. Sin embargo, su posterior decadencia se produjo precisamente como resultado de la gradual sedimentación del mismo puerto que la había lanzado a la gloria.

En ese mismo emplazamiento había existido con anterioridad una ciudad griega que llegó a ser muy famosa como centro del culto a la diosa Cibeles alrededor del año 1000 a.C. y de la cual no queda nada.

IMG_1777

La avenida de la Bahía que conduce a las ruinas del teatro de Éfeso.

IMG_1761

Vista del teatro de Éfeso erigido en la ladera del monte Pión.

IMG_1782

El teatro impresiona por sus dimensiones y buen estado de conservación.

De todos los restos arqueológicos de la ciudad de Éfeso es indudable que el más espectacular es la Biblioteca de Celso. La misma fue construida por el cónsul Gayo Julio Aquila para su padre entre los años 114 y 117 a.C. El estado de conservación de su fachada casi nos permite sentir que estamos viajando en el tiempo. A pesar de los muchísimos daños causados en ella por los pueblos godos y por el terremoto que estremeció la ciudad en el año 1000, todavía al verla es posible imaginar lo que fue su grandeza.

IMG_1855.JPG

La biblioteca de Celso es la joya más preciada de las ruinas de Éfeso.

IMG_1848

La biblioteca fue construida por Gayo Julio Aquila entre 114 y 117 a.C.

IMG_1799

Las estatuas de los nichos representan a las diosas Areté, Ennoia, Episteme y Sofía.

Además de la célebre biblioteca, destacan el enorme teatro, edificado durante el período helénico y renovado más tarde por los romanos; la avenida de los Curetes, con sus mármoles y elegantes columnas; el templo de Adriano, erigido en 123 d.C. para conmemorar la visita del emperador y cuyos relieves aún pueden ser apreciados por los visitantes; pero, en especial, son destacables los bellos murales y mosaicos restaurados de las casas privadas de las familias adineradas de Éfeso, hoy convertidas en un interesante museo.

IMG_1904.JPG

El templo de Adriano en Éfeso data del año 123 d.C.

IMG_1910

Algunos de los bien conservados relieves de la fachada del templo de Adriano.

IMG_1886

Los murales y mosaicos restaurados de las casas privadas de la ciudad.

IMG_1889

Vista interior de una de las casas pertenecientes a los ricos de Éfeso.

IMG_1926.JPG

La avenida de los Curetes era la más hermosa e importante de Éfeso.

IMG_1941

El Odeón fue edificado hacia el año 150 d.C. frente a la avenida de las Columnas.

Éfeso jugó también un rol muy significativo en el desarrollo del cristianismo. Se cree que el apóstol San Juan llevó allí a la Virgen María en el año 37 d.C, tras de la muerte de Jesús, y que ella vivió sus últimos días en una pequeña casa situada muy cerca de esa ciudad. El lugar es en la actualidad un santuario conocido como Meryemana Kultür Parki y queda solamente a ocho kilómetros de Éfeso. Es un sitio de peregrinación tanto para cristianos como para musulmanes, en especial el día 15 de agosto de cada año.

IMG_1948

La entrada de la casa de la Virgen María en Meryemana, cerca de Éfeso.

IMG_1955

La modesta casa donde se supone que María pasó sus últimos días.

SELCUK

Selcuk se encuentra en el camino hacia Éfeso. La ciudad está coronada por una ciudadela bizantina que data del siglo VI situada sobre una colina llamada Ayasoluk. La misma tiene quince torres en excelente estado de conservación y para tener acceso a ella es necesario entrar por una puerta bizantina también que se encuentra a los pies de dicha colina.

IMG_1995.JPG

La puerta bizantina de Selcuk que está a los pies de la colina de Ayasoluk.

Justamente después de cruzar esa puerta el visitante se halla ante los restos de la antigua basílica de San Juan. La misma fue construida por el emperador Justiniano en el siglo VI sobre otro santuario anterior en el cual se dice estaba la tumba del apóstol, quien pasó sus últimos años en la ciudad de Éfeso. La visita a las ruinas de la basílica resulta realmente interesante y las vistas de Selcuk desde la colina de Ayasoluk son hermosas.

IMG_1993

Las ruinas de la basílica de San Juan en la ciudad turca de Selcuk.

IMG_1972.JPG

En este lugar se supone que se hallaba la tumba del apóstol San Juan.

IMG_1985

La ciudadela bizantina de Selcuk data del siglo VI y tiene quince torres.

IMG_1982.JPG

Vista parcial de la estructura perteneciente a la basílica de la colina de Ayasoluk.

En Selcuk, aunque sólo sea por el placer de saber que un día estuvo en ese lugar, es posible visitar también los restos del Artemisión, el antiguo templo de Artemisa que fue una de las Siete Maravillas del Mundo en la Antigüedad. Lamentablemente, lo único que queda del mismo es una columna situada en medio de un prado bastante descuidado. De cualquier modo, vale la pena llegar hasta allí para dar rienda suelta a la imaginación.

IMG_1998

Lo que queda del templo de Artemisa que fue una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

IMG_1997

Ruinas de unos baños turcos en Selcuk.

IZMIR

Izmir, o Esmirna, es la ciudad más occidentalizada de toda Turquía. Tiene un profundo carácter comercial y goza de un ambiente multicultural. El perenne movimiento urbano existente en sus bulevares y arbolados paseos peatonales compite con el encanto de su largo paseo marítimo, repleto de cafés, buenos restaurantes y vida nocturna.

IMG_2022.JPG

La torre del reloj del barrio de Konak es el símbolo de la ciudad de Izmir.

La torre del reloj de Konak fue construida durante la época otomana para que los turcos se habituaran al estilo de vida europeo basado en los horarios. Es muy elegante y constituye el símbolo de la ciudad. Comparte la misma plaza con la sencilla mezquita de Konak Camii, ornamentada con azulejos de Kütahya.

IMG_2044.JPG

En esta plaza, además de la torre del reloj, se halla también la mezquita de Konak Camii.

El Asansör es un ascensor en uso del siglo XIX que está al final de la calle Darío Moreno en el antiguo barrio judío de la ciudad. La vía debe su nombre a un famoso cantante de los años sesenta que adoraba Izmir. Si uno sube en él, al llegar arriba se siente premiado por las espectaculares vistas que ofrece el restaurante que se halla en lo alto.

IMG_2070

El Asansör de Izmir es del siglo XIX y está en el distrito de Karatas.

IMG_2057

Una vista de Izmir desde el restaurante al que conduce el antiguo ascensor.

PAMUKKALE

Este lugar tan hermoso resulta absolutamente insólito en medio del paisaje natural donde se encuentra situado. Está muy cerca de la ciudad de Denizli y es uno de los lugares más visitados de Turquía.

IMG_2078.JPG

Pamukkale es al mismo tiempo una zona natural y una atracción turística.

Las impresionantes terrazas blancas de travertino de Pamukkale han fascinado al hombre desde tiempos inmemoriales. Las mismas se originaron cuando el dióxido de carbono desprendido de los manantiales de agua caliente de la montaña fue formando depósitos de piedra caliza mientras descendía por las laderas de la misma.

IMG_2146.JPG - Version 2

Sus espectaculares terrazas de travertino están entre los sitios más visitados de Turquía.

IMG_2125.JPG

Las terrazas, que permanecieron cerradas al público durante muchos años, ya han sido reabiertas.

IMG_2118

Los visitantes intentan aprovechar al máximo su visita.

Los sedimentos blancos de carbonato de calcio que han creado, uno a uno, los escalones en forma de piscinas naturales que hay sobre la meseta dieron nombre a este sitio. Pamukkale quiere decir en turco “castillo de algodón”, y es eso exactamente lo que parece esta montaña tan peculiar, un enorme castillo de algodón salido de algún cuento. Los poderes curativos de sus aguas le procuraron asimismo la fama por la cual ha sido un lugar tan apreciado desde la Antigüedad.

IMG_2154

Las gruesas capas de piedra caliza y travertino bajan como cascadas por la ladera de la montaña.

IMG_2153.JPG

Junto a las ruinas de Hierápolis, Pamukkale fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988.

IMG_2152.JPG

Pamukkale quiere decir en turco “castillo de algodón”.

IMG_2156

Sus depósitos de carbonato de calcio son los que dan al lugar ese color blanco deslumbrante.

HIERÁPOLIS

Fueron precisamente las aguas termales de Pamukkale las que convirtieron a Hierápolis en un famoso balneario en la época helenística. Sus aguas ricas en minerales y el placer de poder descansar ante sus blancas terrazas atrajeron a visitantes desde todos los confines conocidos. Fue fundada con Pamukkale a sus pies por Éumenes II, rey de Pérgamo, y cedida más tarde a Roma en 133 a.C. Destruida por un terremoto posteriormente, fue reconstruida de nuevo y alcanzó su máximo esplendor hacia el año 200 d.C. Luego, en el siglo VI, quedó parcialmente sumergida por el agua y los depósitos de travertino, y entró en declive.

IMG_2162

Las ruinas de la antigua ciudad de Hierápolis están localizadas en lo alto de Pamukkale.

De las ruinas de la antigua Hierápolis destacan el hermoso teatro construido en la época de mayor gloria del balneario y el Arco de Dominiano.

IMG_2166

El impresionante teatro de Hierápolis fue construido en el año 200 a.C.

Con la imagen de esta maravilla del arte universal terminamos nuestro recorrido por la Costa del Egeo. Espero que hayan disfrutado de este segmento del viaje por Turquía.

Cuando nos encontremos de nuevo estaremos envueltos por el misterio de uno de los más grandes escenarios de la Historia: la antigua ciudad de Constantinopla. Prometo que la visita a Estambul no los dejará indiferentes.

Hasta muy pronto, amigos.