Archivo de la etiqueta: monte Fuji

JAPÓN, LA TIERRA DEL SOL NACIENTE

Después de siglos de relativo aislamiento, Japón es en la actualidad un destino fascinante. La amabilidad de sus habitantes, la riqueza de su historia y la apacible belleza de sus templos, santuarios, jardines y rituales cotidianos no pueden dejar indiferente ni al más exigente de los viajeros. Este país de cerezos en flor, exquisitas ceremonias del té, geishas, samuráis, monjes budistas y teatro kabuki es el mismo donde proliferan también las más exclusivas boutiques, hoteles y restaurantes, los trenes más veloces del mundo y un extraordinario movimiento de vanguardia que abarca tanto el ámbito de la moda como la música rock. Es otras palabras, una nación que, a pesar de haber llegado a la modernidad directamente desde el feudalismo, ha logrado alcanzar un nivel de desarrollo científico y cultural que resulta admirable.

TOKIO

IMG_0283

El edificio Super Dry Hall de Tokio, junto al río Sumida, es un divertido diseño del arquitecto francés Philippe Starck.

Tokio es la capital de Japón desde 1868 y se alza a orillas del río Sumida. Se originó de la antigua aldea pesquera de Edo, la cual se convirtió en el centro del poder del sogunato en el año 1590. Fue devastada completamente por el terremoto de 1923 y, más tarde, por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, ha sido erigida de nuevo como una de las ciudades más vibrantes y modernas del mundo. Todos sus vecindarios dan testimonio de ello. Desde el exclusivo barrio de Ginza hasta el comercial y agitado Shinjuko, en Tokio se respira por todas partes la atmósfera y el ritmo inconfundible de una mega-metrópoli.

IMG_0034

La puerta Hozo-mon del templo Senso-ji alberga en la planta superior un tesoro con aforismos chinos del siglo XIV.

Al norte de Tokio se encuentra el tradicional distrito de Asakusa, antiguo corazón espiritual de la cultura Edo. El centro de la vida de este animado barrio sigue girando en torno al templo Senso-ji, conocido también popularmente como Asakusa Kannon. Es el más sagrado e importante de la ciudad. Tanto sus impresionantes estructuras como la gente que lo visita a diario resultan muy interesantes.

IMG_0035

El quemador de incienso del templo Senso-ji está siempre rodeado de gente que se acerca al humo en busca de buena salud.

IMG_0036

Esta pagoda del complejo Senso-ji es una réplica de la original destruida durante la Segunda Guerra Mundial.

IMG_0155

Una escena callejera muy típica en el barrio de Asakusa en Tokio.

El Palacio Imperial de Japón se encuentra en el mismo centro de Tokio. Durante el período Edo era considerado el más grande del mundo, pero actualmente sólo se conserva su círculo interior. El emperador y su familia viven en él, y sólo se abre al público en Año Nuevo y el día del cumpleaños del emperador. Rodeado por un foso, el resto del recinto está formado por parques públicos.

IMG_0280

Vista del Palacio Imperial de Japón, detrás de la estructura del puente Nijubashi construido en 1888.

IMG_0281

Una vista exterior de los muros y el foso que rodean los Jardines del Palacio Imperial.

Los parques y jardines urbanos son una de las maravillas más logradas de la cultura japonesa. El cuidadoso esmero con el que han sido diseñados y mantenidos los convierte en verdaderos remansos de paz en los cuales uno puede refugiarse del paso tan acelerado que caracteriza a las ciudades del país.

IMG_0170

Los habitantes de Tokio adoran pasear por los muchos parques y jardines que hay en la ciudad.

IMG_0171

Cuando los cerezos del jardín Shinjuko-Gyoen florecen en primavera, nadie quiere perderse el espectáculo.

IMG_0282

El elegante salón de té Nakajima parece flotar sobre el estanque del jardín de Hama situado en la desembocadura del Sumida.

Las calles de Tokio, siempre repletas de gente y de febril actividad, son el mejor escenario para poder conocer la cultura de uno de los centros urbanos más poblados del mundo, con unos 35 millones de habitantes, de los cuales 22 millones se desplazan diariamente en sus 136 líneas de tren.

IMG_0303

Una esquina cualquiera en Ginza, una de las áreas más exclusivas de Tokio.

IMG_1811

Las calles comerciales que se encuentran alrededor de la estación de Shibuya son un hervidero de jóvenes a toda hora.

IMG_6582

Una avenida del barrio de Shinjuko en Tokio, con el típico metro elevado al fondo de la foto.

NIKKO

El sacerdote Shodo Shonin cruzó el río Daiya hacia el monte Nantai hace más de 1200 años con la intención de fundar el primer templo en Nikko. No tardó mucho tiempo para que el lugar se convirtiera en un famoso centro budista sintoísta. El jefe guerrero Tokugawa Ieyasu emplazó allí su futuro mausoleo Tosho-gu, en el cual dejó reflejado todo el poder y la riqueza de su clan. Nikko es desde entonces un símbolo de esplendor. A partir de ese momento, el complejo creció incorporando muchos otros monumentos, entre los que destaca el santuario Taiyuin-byo, que es el mausoleo del poderoso Tokugawa Iemitsu, el tercer sogún. El enorme complejo de Nikko ha sido declarado en su totalidad como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es, sin duda, uno de los lugares más hermosos de Japón.

IMG_0620

El puente Shinkyo sobre el río Daiya construido en el lugar por donde, según la leyenda, Shodo Shonin cruzó sobre dos serpientes.

IMG_5116

Karamon es la puerta más pequeña del santuario de Tosho-gu y da acceso al interior del mismo.

IMG_0588

Vista lateral de la fachada interior del santuario de Tosho-gu en Nikko.

IMG_0621

El rinzo de Tosho-gu contiene una biblioteca de sutras, o escrituras budistas.

IMG_0622

Este es el campanario del santuario de Taiyuin-byo, mausoleo del tercer sogún Tokugawa Iemitsu en Nikko.

IMG_0624

La puerta Yashamon del santuario Taiyuin-byo tiene una capa dorada y cuatro estatuas del guerrero guardián Yasha.

IMG_0566

Barriles de sake envueltos en paja y simétricamente ordenados en uno de los santuarios de Nikko.

KAMAKURA

El interesante pueblo costero de Kamakura fue la capital administrativa de Japón de 1185 a 1333. Situado a menos de una hora de tren desde Tokio, es muy fácil llegar a él y vale la pena hacerlo. Cuenta con 19 santuarios sintoístas y 65 templos budistas, entre los que se hallan los dos monasterios zen más antiguos del país. Siempre ha sido muy frecuentado por escritores y artistas, por lo que tiene un ambiente bohemio. Uno de los lugares más populares entre los visitantes es el santuario Hachiman-gu. Para acceder a él se avanza entre dos estanques de nenúfares. No obstante, el monumento más visitado de Kamakura es la estatua de bronce al aire libre de Amida Buda, que es la segunda estatua de Buda más grande de Japón y data del año 1252. Sus proporciones están intencionalmente distorsionadas de manera que, vista de frente, parezca proporcionada.

IMG_0625

El santuario de Hachiman-gu en el pueblo costero de Kamakura está consagrado al dios de la guerra.

IMG_0626

El Gran Buda de Kamakura, o Daitbutsu, ha sobrevivido inmutable a siglos de desastres naturales.

KIOTO

La riqueza histórica y la fuerza espiritual de Kioto convierten a está ciudad en un verdadero arsenal de la cultura japonesa. No sería posible conocer Japón sin recorrer sus callejones y perderse en los alrededores de su antigua capital imperial. Fundada en 794, Kioto evolucionó como una fusión de diversas influencias: la de la corte imperial y la nobleza, la de los samuráis que introdujeron el budismo zen y la ceremonia del té, la de los mercaderes y tejedores de seda. No fue hasta el año 1869, durante el período Edo, que perdió su capitalidad, por lo que su impacto en la cultura de todo el país ha sido trascendental. La ciudad ha estado siempre íntimamente vinculada con la naturaleza que la envuelve. Limita con las montañas y muchos de sus más gloriosos jardines y templos se hallan en ellas o en la base de las mismas. Asimismo, el río Kamogawa que la atraviesa ha sido testigo y protagonista de cada una de sus glorias y desventuras.

IMG_0675

La pagoda Yasaka tiene cinco plantas y es lo único que queda del templo budista que había en ese lugar.

El antiguo distrito de Gion, donde se encuentra el encantador barrio de las geishas, es uno de los exponentes más claros de lo que fue un día la cultura medieval de Japón. La intimidad de sus callejas y sus edificios de madera poseen una magia inigualable.

IMG_0824

Caminar por las callejuelas adoquinadas del barrio de Gion en Kioto es como hacer un viaje en el tiempo.

IMG_0825

Las calles Ninenzaka y Sannenzaka en el distrito de Gion son ambas Patrimonio de la Humanidad.

IMG_0822

Tres monjes caminan lentamente por las calles del barrio de Gion en la antigua Kioto.

Las geishas son animadoras profesionales, cuyos conocimientos de las artes tradicionales, exquisitos modales y destreza verbal las han convertido desde el siglo XVII en un elemento esencial del universo de fantasías del hombre japonés. En la ciudad de Kioto, ellas prefieren llamarse geiko, que significa “hija de las artes”. Las maiko son aprendizas de geisha y su vestimenta lleva un quimono interior con cuello bordado que cambian más tarde por uno blanco cuando se convierten en verdaderas geiko.

IMG_0814

Un grupo de jóvenes maiko, aprendizas de geisha, haciéndose fotos en las calles de Gion.

IMG_0815

Otra foto de las maiko, que son un fenómeno exclusivo de la ciudad de Kioto.

IMG_0821

Dos jóvenes japoneses aprovechan la oportunidad para hacerse un selfie con las maiko en el barrio de Gion.

IMG_0807

Dos bellas maiko a la entrada de un edificio en el distrito de Gion.

En la ciudad de Kioto existen más de mil templos y santuarios, muchos de los cuales han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La belleza y dimensiones de algunos de ellos sorprenden al visitante. A continuación ustedes podrán observar varios de los más renombrados.

IMG_1159

El Pabellón Dorado, o Kinkaku-ji, revestido de pan de oro, está entre los más famosos de Japón.

IMG_1160

El Pabellón Plateado, o Ginkaku-ji, nunca llegó a tener su revestimiento final de plata debido a la Guerra de Onin.

IMG_0998

Ryozen Kannon es un monumento conmemorativo a los soldados japoneses caídos en la Segunda Guerra Mundial.

IMG_1304

Entrada principal de la avenida de toriis rojos del santuario Fushimi Inari-Taisha, situado al sur de Kioto.

IMG_1335

El interior de la avenida de toriis rojos, todos donados por hombres de negocios de Japón al santuario de Fushimi.

IMG_0997

La puerta de dos plantas del santuario de Yasaka se encuentra en el barrio de Gion en Kioto.

IMG_1480

El santuario sintoísta de Heian-Jingu fue diseñado como una imitación del primer Palacio Imperial de Kioto y es uno de los más grandes de la ciudad.

IMG_1481

El puente Taihei-katu, o Hashidono, se halla en el jardín del santuario de Heian-Jingu y aparece en la película “Memorias de una geisha”.

IMG_5311

El templo Kiyomiso-dera en Kioto tiene más de mil años de antigüedad y es uno de los símbolos de la ciudad.

IMG_5313

La terraza o mirador del pabellón principal del templo de Kiyomiso-dera es una obra maestra de ebanistería.

IMG_5439

Vista interior del hermoso templo budista Shoren-in de la ciudad de Kioto.

IMG_5469

El interior minimalista del templo Shoren-in es un buen ejemplo de lo mejor del gusto nipón.

IMG_5470

Dos jóvenes japonesas, vestidas de forma tradicional, oran en el templo Shoren-in.

IMG_5500

Una pareja vestida al estilo tradicional japonés en los jardínes del templo Tenryu-ji en Arashiyama.

IMG_1194

Conjunto de esculturas de Buda en piedra en el distrito de Arashiyama en la ciudad de Kioto.

A pesar de no poseer fortificaciones tan majestuosas como las de otros castillos japoneses, el Castillo de Nijo destaca de manera especial por la elaborada ornamentación de sus interiores y por sus llamados suelos de ruiseñor, diseñados para que al caminar la madera emitiera un sonido parecido al piar de los pájaros que permitiera sorprender a los intrusos. Construido como un símbolo del poderío del sogunato, fue precisamente en este castillo donde en 1867 el último sogún Tokugawa se rindió ante el emperador Meijí.

IMG_1302

La puerta Karamon, del período Momoyama, es la que da entrada al complejo del Castillo de Nijo.

IMG_1133

Vista del pequeño foso y del muro exterior del Castillo de Nijo en la ciudad de Kioto.

NARA

Nara se transformó en una de las ciudades más espléndidas de Asia muy poco después de su fundación en el año 710. Llegó a convertirse en el centro espiritual del budismo y en el destino más oriental de la Ruta de la Seda. Todavía hoy conserva muchas de sus antiguas edificaciones y constituye un verdadero remanso de paz. Por la ciudad merodean con total libertad más de mil doscientos ciervos sika, que son considerados allí mensajeros de los dioses. El más célebre de todos sus monumentos es el templo Todai-ji, que es Patrimonio de la Humanidad y además está considerado el edificio de madera más grande del mundo. El mismo alberga la famosa estatua del Gran Buda de Nara, que data del año 752, tiene 16 metros de altura y es la más grande de todo Japón.

IMG_5826

La pequeña ciudad de Nara está repleta de interesantes templos y santuarios.

IMG_5852

Los ciervos, que se encuentran por todas partes en Nara, custodian la entrada del templo del Gran Buda.

IMG_5856

El complejo del templo Todai-ji fue declarado en su integridad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

IMG_5866

Para crear la imponente estatua del Gran Buda de Nara fue necesario fundir cientos de toneladas de bronce, mercurio y cera vegetal.

Hasta aquí ha llegado nuestra visita a Japón. Espero que haya resultado del agrado de todos. Los dejaré con esta imagen del monte Fuji, uno de los símbolos de este hermoso país, visto desde el shinkansen, o tren-bala japonés, corriendo a toda velocidad.

IMG_6191

El monte Fuji, el más alto de todo el país, es un atractivo cono volcánico y constituye un símbolo de Japón.

Nos encontraremos muy pronto en algún nuevo destino para continuar este viaje que hemos iniciado juntos, y espero que dure por mucho tiempo. Como siempre, les doy las gracias por acompañarme una vez más.

Hasta la vista, amigos.